moritz

Como otros alsacianos, a mediados del siglo XIX, llegó a Barcelona (1851) con veintiún años, Louis Moritz Trautmann,

L. Moritz Trautmann.

Moritz era socio industrial de Ganivet y Celestin Zinsfomann (socios capitalistas). Tras dejar la empresa Ganivet, Moritz continuó con Zinsfomann.

El negocio  iba “como un tiro” ., tanto que quisieron expandirse comprando la fábrica de cerveza del Portal de Santa Madrona de Joan Maurer (1859), muy bien situada en el ramo cervecero.

Sus primeros competidores fueron Joan Petit (La Catalana) y Miret & Tersa.

Pero su verdadero contrincante era la cervecera Damm, fundada en 1876 por el también  alsaciano, August Kuentzmann y su esposa Melaine en el número 27 de la calle Viladomat.

Primera fábrica Moritz.

En 1864 Moritz buscó un nuevo emplazamiento más céntrico en el creciente Eixample. Compró un solar en la Ronda de Sant Antoni número 39 para edificar una fábrica cervecera industrial que funcionaba a vapor. Fue la primera del país.

lEl consumo de cerveza no fue habitual en nuestra tierra hasta las plagas de filoxera de finales del siglo XIX, aunque sí es cierto que aumentó el consumo de la cerveza, pero muchas basaban su rentabilidad en las bebidas gaseosas (que también elaboraban) y, desde los 70 del XIX, en el hielo.

La firma presentó su stand en La Exposición Universal de Barcelona de 1888 logrando la Medalla de Oro por la calidad de su producto. Su prestigió subió como la espuma de su cerveza.

Joan Gamper

La fábrica fue arrendada por el también alsaciano Ernest Petry (1898 y 1920). Patry era ingeniero de minas vinculado por parentesco con los Hatt (cerveza Kronenbourg) al igual que Moritz. Ha bía regresado de Sudamérica y se hizo cargo de la fábrica en 1894 pero con una participación en una Sociedad en Comandita del solo 10%. El 90% restante pertenecía a la casa suiza Mez

mientras los Moritz abrieron (1897) el restaurante cervecería Casa Moritz en la calle Sepúlveda 183. Sus buenos precios y su fantástico jardín interior atraían a mucha clientela.  Se organizaban reuniones de negocios, bodas, banquetes y comuniones.

Los pioneros del F. C. Barcelona eligieron el establecimiento como sede social de a principios del siglo XX (1910-1912). Fue allí se eligió por segunda vez a Joan Gamper como presidente del club.

 Cuando los cabarets triunfaban en la ciudad (1917). Los gerentes incorporaron un salón-tango en los bajos del inmueble. Disponía también de pequeños reservados que hacían las funciones de comedores privados. !Su cerveza se convirtió en la preferida de los barceloneses!.

A principios de 1920, al morir el fundador, Casa Moritz cerró sus puertas para reabrir como Bar Restaurante “La Patria”. La familia convirtió la empresa en una Sociedad Anónima, Fábrica de Cervezas Moritz S.A y reformaron una gran fábrica en el barrio de Sant Antoni. Sus cervezas eran las más demandadas, hasta proveían a la Casa Real.

Junto con DAMM presentaron en la Exposición Internacinal de 1929 un stand, un bar de degustacines con el nombre de Cervezas Catalanas.

1929

Los años 30 fueron magníficos para la cervecera. La irrupción de la guerra civil significó la colectivización de la empresa que empezó a remontar tras la contienda.

La década de los cincuenta fue la más rentable para la empresa duplicándose las ventas.

El grupo Dreyfus y la Banca Catalana de Jordi Pujol habían entrado en el accionariado de la cervecera lo que desencadenó una guerra en la dirección de la empresa.

Se fusionaron con Cervezas Lamot (1962) que tenía fábrica en Parets… fue el principio de un largo declive…

La factoría de Ronda Sant Antoni se había quedado pequeña por lo que se compraron unos terrenos para abrír una fábrica más amplia. Potenciaron sus ventas a base de grandes campañas publicitarias en revistas, prensa, radio y televisión, Su slogan era entonces “Ep Ep Epidor!”

Pero era difícil hacerse con un sitio en el mercado con la competencia de grandes grupos como Mahou, San Miguel, Heineken o Damm…

La crisis interna, unida a la bajada de ventas  de los años setenta, decidieron el cierre de la empresa en 1978. (Habían arrastrado 400 millones de pesetas en pérdidas…). ..Damm aprovechó la ocasión para expandirse…

La familia recuperó la marca (1980) para refundar la empresa en 2004 y encargó al arquitecto Jean Nouvel la rehabilitación de la fábrica de Ronda de San Antoni para convertirla en punto de encuentro de los más cerveceros y amplió su oferta, por ejemplo, con helados de cerveza.

…Y se remodeló el popular Bar Velódromo de la calle Muntaner que los Moritz habían comprado al jubilarse su propietario. En él se ideó un espacio de degustación gastronómica dirigido por Jordi Vilà…

También abrió el espacio “·Els 300 del Born” donde, para la elaboración de su cerveza, no utilizaba extracto de lúpulo sino la infusión de sus flores en agua Font D´or del Montseny, propiedad de Vichy Catalán.

Actualmente la cervecera pertenece a la sociedad zaragozana “Agora” liderada por la familia Roehrich, descendiente del fundador. La fábrica “La Zaragozana S.A”, que también produce la marca “Ambar” elabora la cerveza para Moritz y desde allí se distribuye al mundo.

Disfruta de más videos en nuestro canal de Youtube Barcelonamemory. Suscríbete y compártelos con tus amigos!!

INSTAGRAM FACEBOOK


CERVEZAS MORITZ, SU HISTORIA

Navegación de la entrada