eduard-toda

Hemos llegado al puerto de Alejandría (1882) en el vapor inglés Tanjore acompañando al Cónsul General de España, Eduardo Toda (1855-1941) .

DIPLOMÁTICO EN ORIENTE: 1876-1882

No hacía ni 10 años que había empezado su brillante carrera diplomática como vice cónsul en la colonia portuguesa de Macao (1876) y posteriormente de Hong-Kong , Cantón y Xiang-Hai.

Cantón 1880.

Había visitado Suzhou, Filipinas (1878), Jiangsu, Zhejiang y Japón (1882) . Se había convertido en un erudito en culturas orientales y publicaba habitualmente en muchas revistas internacionales y domina 7 idiomas, los últimos aprendidos: el chino y el japonés.

 y era un apasionado de la numismática. Tenía una colección de más de 13.000 monedas, entre ellas 5.000 monedas chinas de época imperial.

Filipinas 1880.

CONSUL GENERAL DE ESPAÑA EN EL CAIRO 1884-1886 (de los 29 a los 32 años)

Tras su periplo oriental ha pasado dos años descansando en su ciudad natal, Reus implicándose en el movimiento de la Renaixença.

Ahora el destino le depara una estancia de dos años en Egipto, el país más occidentalizado del mundo musulmán.

De Alejandría partió en tren hasta El Cairo instalándose en la “Colonia de los Francos” como llamaban los egipcios a la zona de lujo habitada por extranjeros.

Eduard Toda.

Para un diplomático extranjero, alto, rubio, con ojos azules y con 29 años, el día a día en El Cairo no es muy diferente de su vida habitual en Europa. Se trata, básicamente en asistir a fiestas, coquetear con las «chicas bien» y establecer relaciones y contactos en las reuniones de la alta sociedad,

En una de esas fiestas conoció al anciano Ferdinand de Lesseps (1805-1889) ex cónsul de Francia en Barcelona (1842-48).

LESSEPS Y BARCELONA

Lesseps era aún recordado en la ciudad por haber conseguido sacar de la ciudad a más de 3000 franceses durante los bombardeos del general Espartero. Se sentía muy vinculado con España.

Su madre era malagueña y él mismo había presentado a su prima María Eugenia de Montijo al que será su marido, el emperador Napoleón III.

Lesseps, creó una empresa internacional para construir el canal que, al concluirse, lo inauguró su prima (1869) la emperatriz María Eugenia de Montijo con la ópera Rigoletto sonando de fondo.

Ferdinand de Lesseps

VIAJANDO POR  EGIPTO

El Cairo le impresionó grandemente. Una de sus primeras salidas fue la visita al viejo Museo de Bulak donde encontró un manuscrito en el que constaba que Keops mandó restaurar la esfinge, es decir, que con toda certeza, ésta había que datarla en tiempos anteriores a Keops.

Toda disfrazado de momia en el museo Bulak, El Cairo.

En Heliópolis admiró el obelisco de Sesostris I y se acercó a la meseta de Guiza para ver, in situ, las míticas pirámides y la semienterrada Esfinge.

En Saquara pudo ver la pirámide escalonada de Djoser y la pirámide de Unis.

Exploró la zona del Delta del Nilo visitando las ruinas de This, Sais, Tanis, Mendes, Bubastis y Atribis…

…el templo de Karnak, los colosos de Memnon y el Valle de los Reyes donde todas las tumbas encontradas hasta la fecha ya habían sido saqueadas.

El viaje continuó por Armant, Esnah, Kom Ombo acabando en Assuan visitando la Isla Elefantina y Philae.

Pero será su visita a Tebas, (invitado por la expedición del gobierno egipcio, dirigida por el profesor Maspero, Director del Servicio de Antiguedades, la que le dará un lugar en la historia de la egiptología:

LA PRIMERA TUMBA INTACTA!!

Con Maspero, participó en el descubrimiento y apertura de la primera tumba intacta encontrada hasta la fecha (en el mes de febrero de 1886) . se trataba de la tumba de Sennedyem, en la necrópolis de Deir el-Medina. (La segunda tumba intacta la descubrirá Howard Carter en 1922).

Primero por la izquierda, Maspero. El segundo es Eduardo Toda.
Tumba de Sennedyem. Exterior-

Eduardo Toda, tomó apuntes, notas y dibujos y publicó sus en colaboraciones con el periódico “El Globo”, “La Renaixença” y “La Ilustració Catalana”.

Tumba de Sennedyem, interior.

DESTINO: CORCEGA

El 32 cumpleaños de Eduardo Toda lo pasó en su nuevo destino consular, en Cagliari, Cerdeña. Su cargo le deja tiempo libre para viajar por Francia, y la isla de Córcega.

En la isla de Cerdeña descubrirá un pueblo del que ya le había hablado su amigo el filólogo Marià Aguiló: el pueblo de El Alguer.

Lloró de emoción cuando entrando en un hostal oyó hablar catalán a los parroquianos…

EN LONDRES COMO HOMBRE DE NEGOCIOS

El nuevo siglo pilló a Toda en Londres, donde dejará sus cargos diplomáticos para dirigir durante 19 años la compañía naviera vasca Sota-Aznar.

Su economía había aumentado considerablemente. Pensando en su vejez se decidió a comprar un antiguo monasterio agustino en ruinas en el Baix Camp: el Castell de Escornalbou (S.XII).

CASTILLO DE ESCORNALBOU

Acabadas las obras, se instaló (1918) e hizo llevar al castillo su valiosa colección de antigüedades y su biblioteca, que ocupaba, nada menos, que 14 salas del castillo!

Castillo de Escornalbou

Alternaba su vida en Escornalbou con frecuentes viajes a Barcelona para asistir a tertulias y verse con sus amigos. Solía alojarse en el Hotel Colón. Allí lo entrevistó Josep Pla.

Toda en su castillo.

RESTAURACIÓN DEL MONASTERIO DE POBLET

Desde que tenía 15 años soñaba con sus amigos de la infancia, Antoni Gaudi y Josep Ribera, que habían hecho juntos la enseñanza primaria, con reconstruir el monasterio de Poblet que había sido arrasado por las revueltas de 1835.

Monasterio de Poblet.

Ahora tenía el tiempo y dinero suficiente para cumplir su sueño.

Eduard Toda vio como su capital mermaba rápidamente. Sus estancias en el castillo de Escornalbou eran cada vez menos frecuentes y al final se decidió por venderlo.

EPILOGO

Eduardo Toda había vivido una vida de. Ahora ya era viejo, más que nunca recordaba su niñez. Su madre Francesca Güell, había quedado embarazada a los 18 años del alcalde de Reus, Eudald de Toda que le reconoció como hijo pero no quiso casarse.

Eduard Toda.

Y él había repetido el esquema paterno. Se arrepentía de no haberse ocupado lo suficiente de su esposa y su hijo…

Le debía mucho de lo que había sido a su tío materno, Josep Guell, un escritor progresista con muchos contactos en la política de Madrid que le encauzó en sus estudios.

Sin su apoyo no hubiese sido el diplomático, escritor, historiador de arte, ni  licenciado en derecho…ni hubiese publicado tantos libros sobre historia, etnografía o arqueología…

En abril de 1941 cogió un resfriado del que no se recuperó. Tras su muerte los monjes volvieron al monasterio de Poblet, después de tanto tiempo derruido, a habitarlo.


AGRADECIMIENTOS

Désirée Domínguez y José Hurtado

https://www.lavanguardia.com/cultura/culturas/20200620/481837470118/eduard-toda-antiguo-egipto-viajes.html

https://literaturadeviajes.com/a-traves-del-egipto-eduardo-toda-y-guell/

http://patrimoni.gencat.cat/es/historias/eduard-toda-el-primer-egiptologo-catalan

https://egiptologia.com/eduard-toda-i-guell/

https://www.sociedadhistorica.com/expediciontoda2020.php

https://www.sapiens.cat/temes/personatges/eduard-toda-el-primer-egiptoleg-catala_17929_102.html

EDUARDO TODA, NUESTRO PRIMER EGIPTÓLOGO

Navegación de la entrada