kubala

La geopolítica marcó su vida y su juego y sus excentricidades lo convirtieron en una leyenda del futbol. Es el único jugador que ha defendido la camiseta de tres selecciones: la de Hungria, Checoeslovaquia y España… y para millones de aficionados jamás hubo ninguno cómo él. Hablamos de Ladislao Kubala, Lazly para los amigos, un fenómeno con una vida sin igual!…

LOS INICIOS DE LAZLO

Ladislao con su madre

Nació en Budapest el 10 de junio de 1.927, hijo de padre paleta perteneciente a la minoría eslovaca y de una obrera de orígenes polacos, eslovacos y húngaros. Por ello él siempre se sintió cosmopolita.

Cuando la Segunda Guerra Mundial daba sus últimos coletazos, el joven Lastzi, con 18 años, debutaba en la Primera División húngara como jugador del Ferencvaros.

HUIDA DE CHECOSLOVAQUIA

En una breve estancia en Checoslovaquia para librarse del servicio militar, se casó con Anna Viola Daucik, hermana de Ferdinand Daucik, entrenador del Bratislava, equipo por el que él había fichado en 1945. A su vuelta volvió al Ferencvaros, ahora llamado Vasas de Budapest (1945).

Kubala niño

Todo cambió en Hungría cuando en enero de 1949 pasó a ser un estado comunista. Lastzi se despidió de su madre y junto a algunos compañeros de equipo contactaron con una organización para intentar cruzar el Telón de Acero. Cruzaron la frontera austriaca disfrazados de militares en un camión con matrícula soviética.

Su huida provocó la ira del régimen húngaro que lo denunció y bloqueó su ficha federativa por lo que la FIFA lo suspendió durante un año. Kubala acabó en un campo de refugiados en Cinecittà junto a buena parte de su familia. Entre otros, con su cuñado Ferdinand Daucik, con el que fundaría el club Hungaria, un equipo integrado por exiliados húngaros que giró por toda Europa y América del Sur. El Hungaria tuvo cierta fama por el estilo de juego de Daucik, su entrenador.

Estuvo tres años sobreviviendo como pudo con un pasaporte falso italiano hasta ser contratado por Aurora Pro Patria 1919, único club que le dió garantías económicas.

EL ACCIDENTE DEL TORINO

jugadores del Torino.

El Torino quiso fichar a Kubala pero jamás llegaron a un acuerdo. El equipo italiano había ganado cinco ligas consecutivas y estaba a punto de finalizar en Lisboa su gira europea. Su capitán, Valentino Mazzola invitó a Lazly para jugar en un partido amistoso en homenaje a Xico Ferreira, capitán del Benfica.

EL ACCIDENTE

El 4 de mayo de 1949, mismo día que Kubala debía de partir a Lisboa para jugar el partido, ¡su esposa le avisaba de que iba a dejar Yougoeslavia, que fuese a Udine para reencontrarse con ella y su hijo! Ese fue el motivo de que el jugador no tomase el vuelo hacia Portugal… y eso le salvó la vida.

restos del vuelo del Torino

Porque el avión acabó estrellándose en la basílica del monte Superga, a las afueras de Turín… No hubo supervivientes. El mejor equipo de Europa, el que había ganado cinco ligas consecutivas en Italia, se quedaba sin jugadores. Fue una de las mayores catástrofes aéreas de la historia del futbol.

JUGADOR DEL BARÇA

Kubala llegó a Barcelona con el Hungaria para jugar un partido frente al Espanyol. El Director Técnico culé, Samitier, se quedó alucinado del juego de Lazli. El Madrid también lo quería en su plantilla.

el jugador del Barça Samitier

En abril, con 23 años, fue bautizado por el rito católico en Águilas para poder tener la nacionalidad española.

El 15 de junio de 1.950 firmaba por tres años con el Barcelona. Cobraría 1200 pesetas mensuales y 3800 de prima y se contrataría a su cuñado, Dauciik como entrenador. Debutó oficialmente como culé en un partido de copa contra el Sevilla (1953).

En 1953 el mundo del futbol estaba en vilo. Kubala podía perder la vida por una tuberculosis.

Durante prácticamente un año permaneció recluído en Monistrol de Calders, para recuperarse de un agujero en el pulmón del tamaño de un duro de plata.

El fichaje se acabó de rematar dos años después cuando el Barça pago a los propietarios del jugador, el ProPatria italiano y el Vasas. Para el Barça empezaba su magnífica “era Kubala” (1951).

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v80), quality = 75

En aquellos días el Barcelona ya llevaba meses trabajando en su proyecto de nuevo estadio mientras que sus estrellas, Kubala, Ramallets y Samitier se interpretaban a ellos mismos en la película ‘Los ases buscan la paz’, 1955. un film hecho a petición y bajo el auspicio del régimen.

ESTRELLA MUNDIAL

Encabezó la delantera que cantó Serrat en “Temps era temps”: Basora, César, Kubala, Moreno y Manchón. Al poco de su llegada al club, el Barça ganaba las Copas y las Ligas de 1951 y 1952.

Su capacidad ofensiva como mediocampista era brutal. Su fuerza física, su depurada técnica, su gran visión de juego y su habilidad rematadora lo convertían en un jugador TOTAL.

Pasaba horas y horas con el balón en los pies. Fue el primer especialista en los lanzamientos a balón parado. Nadie antes había ejecutado las faltas golpeando el esférico con el interior del pie para superar la barrera. Dicen que en los entrenamientos solía cruzar apuestas con sus compañeros sobre las veces que conseguía enviar el balón al travesaño…

Kubala era rico, famoso y un ligón empedernido. Era frecuente verlo en algunas salidas nocturnas…

Como jugador había conquistado 5 Copas del Generalísimo, 4 Ligas Españolas, 2 Copas Eva Duarte, 2 Copas de Ferias, 1 Copa Latina y una Copa Martini-Rossi y dirigirá durante 11 años a la Selección Española (1969 – 1980). La clasificó para el Mundial del 78 y la Eurocopa del 80.

En 1962 decidió retirarse del Barça como jugador, al igual que Ramallets. En el Camp Nou se celebró un partido de despedida en el que jugaron con camiseta blaugrana los cuatro astros del momento:  Kubala, Di Stéfano, Puskas y Ramallets.

KUBALA ENTRENADOR

Durante el breve tiempo que entrenó al Barça, ganó la Copa de Ferias, pero el mal inicio de la Liga 62/63 provocó su cese. Intentó volver como jugador… pero la Directiva culé se negó en redondo. Ofendido, fichó por el otro club barcelonés, el Español, dónde acabaría colgando las botas a los 35 años.

 Después dirigió las selecciones de Paraguay y Arabia Saudita.

El 24 de abril de 1.993 se le rindió un gran homenaje en el Estadi Olímpic en un partido que enfrentó a la selección catalana frente un combinado internacional de jugadores.

En el Centenario del Club, los socios barcelonistas lo eligieron como el mejor jugador de la historia.

El año 2.000 le fue concedida la Gran Cruz al Mérito Deportivo y desde 2009 una estatua suya da la bienvenida a la entrada de la Tribuna del Camp Nou.

Falleció el 17 de mayo de 2.002 después de una larga enfermedad neuronal causada por una complicación pulmonar. Sus restos reposan en el Cementiri de Les Corts, a escasos metros del Camp Nou, junto a otras figuras míticas como Samitier y Paulino Alcántara.

FIN

GUION Ángel Gil Martín

AGRADECIMIENTOS/FUENTES CONSULTADAS

http://arxiu.fcbarcelona.cat/

Arxiu Comarcal de l’Alt Penedès

Arxiu Nacional de Catalunya

milenio.com

as.com

LA PRIMERA ESTRELLA MEDIÁTICA DEL BARÇA. KUBALA.

Navegación de la entrada