historia-del-chocolate

El chocolate en Barcelona tiene mucha historia, la ciudad ha sido una ciudad muy chocolatera…

EL CACAO LLEGA A ESPAÑA

Colón trajo los primeros granos de cacao a la península al volver de su cuarto viaje a Las Indias.

Se entrevistó con los Reyes Católicos en el monasterio de San Jeroni de la Murtra.

Sant Jeroni de la Murtra (Badalona).

Unos días antes, el rey Fernando había sufrido un atentado (mediados abril de 1493) en Barcelona y se estaba recuperando en el monasterio.

Colón les mostró por primera vez los granos de cacao… pero no se supo que hacer con aquellos granos…

PRIMERAS RECETAS

Hasta que en el siglo XVIII unos frailes catalanes que estaban en México enviaron un cargamento de cacao al puerto de Barcelona además de la receta para la elaboración del chocolate .

Fue la primera vez que se consumió el chocolate en Barcelona.

Cuando la Iglesia decidió que éste alimento no rompía el ayuno empezó a extenderse su consumo entre el clero y después entre la nobleza y más tarde, a la burguesía.

El chocolate era un producto exótico y poco conocido además su precio era desorbitado. Con el tiempo, el chocolate se fue popularizando y bajando su precio.

PRIMERAS CHOCOLATERIAS

La primera chocolateria barcelonesa que se tiene noticia, según Joan Amades la abrió Francesc de Paula Capella allá por 1700 estaba en la Rambla esquina con calle Hospital .

Joan Amades nos cuenta que el primer molino de chocolate en Barcelona data de mediados del siglo XVII (1664) y estaba en la calle de l’arc de Sant Silvestre, en el barrio de Sant Pere, cerca de la actual Via Laietana.

Debido a la fiebre chocolatera que causó, incluso vino una comisión de chocolateros de París para poder verlo y copiar el modelo.

EL MONOPOLIO DE LOS GREMIOS

Solo dos gremios podían comerciar con el chocolate: el de los drogueros y el de los molineros .

El gremio d´Adroguers, sucrers i confiters fue primero y tenía, desde el siglo XVI (1562) el monopolio de venta de especies, azúcares y confituras provenientes de territorios de ultramar desde el siglo XVII.

Realmente controló la venta del chocolate hasta 1841 .

Tenía molino propio para uso de sus asociados y. su sede estaba en la calle San Silvestre (derruida con la urbanización de la Vía Layetana).

calle Sant Silvestre, aquí estaba el gremio del Confiters…

Los chocolateros elaboraban el producto en su taller, pero también se desplazaban a las casas particulares que podían permitírselo .

Era muy normal ver a chocolateros de Barcelona montados en caballos con el instrumental de trabajo, de casa en casa por la ciudad.

El proceso para preparar el chocolate se conocía con el nombre de cuita, y los instrumentos que se utilizaban eran una piedra, el cacao, el azúcar y las especias.

La piedra se colocaba en el suelo de la cocina, sobre una llama para calentarla. El cacao, ya tostado, lo ponían sobre la piedra y lo molían manualmente, pasando por encima, de manera continuada, un cilindro también de piedra.

Entre el calor y la presión conseguían fundir el cacao que, a continuación, introducían en una amasadora junto al resto de ingredientes para preparar el chocolate… 

PASTELERIA FARGAS

La Pastelería Fargas se inauguró en 1827, por lo que es una de las tiendas más antiguas de Barcelona, y todavía conserva el estilo modernista con los muebles y las luces de la tienda original.

Está situada en la esquina de la Plaça Cucurulla con la Calle del Pi; muy cerca al antiguo palacio del baró de Maldà.

Entre las curiosidades que explican sobre esta tienda es que, tal y como he comentado, ofrecía el servicio de desplazarse a domicilio para preparar el chocolate, a todos aquellos clientes que así se lo requerían.

Actualmente todavía continúan triturando el cacao de manera artesanal en la muela de la trastienda, aunque han sustituido la mula que solía hacerlo, por un sistema mecanizado.

CHOCOLATES AMATLLER

Chocolates Amatller fue una empresa chocolatera fundada en 1797 en Barcelona. Es la chocolatera más antigua de Europa que sigue en activo.

Siguió como empresa familiar hasta 1960.

En 1830 se inició la publicación de anuncios de texto en la prensa. Hacia 1860 se introdujeron viñetas y dibujos hasta que en 1875 se introdujo la cromolitografía con la producción de grandes carteles de colores, como los de Chocolates Amatller.

A mediados del XIX ya había 20 molinos con tracción humana sobre todo por la calle Portaferrisa, Hospital del Call, Moncada o Escudellers pero pronto instalarían máquinas de vapor que hicieron aumentar su producción.

La ciudad vieja albergaba 87 obradores y dos tiendas con gran renombre: Can Gomis y Can Fargas.

CHOCOLATES JUNCOSA

A finales del XIX el afamado médico higienista Pere Felip Monlau recomendó el chocolate como alimento de valor terapeútico.

No tardó la empresa Juncosa en aprovechar la ocasión para anunciar su chocolate osteógeno ideal para curar el raquitismo, para los periodos de lactáncia o para los enfermos convalecientes.

chocolate osteogeno

A principios del XX el cacao ya se importaba de la Guinea Colonial.

Guinea recibía empresas catalanas que compraban su cacao.

Varias empresas catalanas explotaban allí plantaciones de café o de cacao, entre ellas, la Cola-Cao.

En Barcelona las fábricas más conocidas eran la Juncosa, fundada en 1835 con la tienda en la Calle Fernando y fábrica en la Calle Manso 7-13.

O la de Amatller, en la plaza Santa María del Mar.

Para potenciar sus ventas, ambas, como antes había hecho Chocolates Jaime Boix, incluyeron cromos coleccionables a sus chocolatinas. Los cromos era un buen reclamo infantil.

cromos de la empresa Jaime Boix

GRANJA VIADER

En 1904 abrió la  Granja Viader, la granja-lechería más antigua de Barcelona.

Joan Viader ante su negocio.

Elaboraban mantequillas, quesos, mató… productos lácteos.

Joan Viader Roger creó, en 1931, el famoso Cacaolat, la bebida a base de leche y chocolate batido típica de la ciudad de Barcelona.

OTRAS CHOCOLATERAS

Xavier Cordomí Font , instaló en 1913 su primera fábrica de chocolate en la Calle Salmerón (hoy calle Gran de Gràcia) el número 201-203 .

También el café Zurich empezó como chocolatería.

Chocolatería La Catalana, después café Zurich.

Entre 1910 y 1914 empezaron a entrar el chocolate suizo, de la mano de Nestle por Catalunya…

y el chocolate francés introducido por el país vasco por la empresa Suchard.

SUIZA REÑÉ

El chocolate suizo con SUIZA REÑÉ que ya a fines del XIX había tenido una pequeña sucursal en Barcelona .

Instaló (1892) su fábrica en Consejo de Ciento, 362 y abrió como pastelería (1910).

Trabajadores de la Suiza Reñé.

La tienda fue decorada por Enric Llardent, utilizó dos materiales: mármol para los zócalos de los escaparates, y caoba de Cuba para todos los marcos.

En el interior se conservan las grandes vitrinas, también con marco de madera, y la ornamentación de yeso del techo.

Desde el 2003 el establecimiento se dedica a la restauración.

Fué representante de la empresa Enric Bernat que tomó la idea para crear su chupa chup del caramelo Gol que comercializaba la empresa. .. le compró la patente…

LA CALLE DEL CHOCOLATE DE SANTS

La ciudad Condal era famosa en aquellos años la “Calle del Chocolate”, que se encontraba en el Barrio de Sants : era la Calle Sugrañes.

calle Sugrañes, el «carrer de la xocolata».

Allí estaban las mejores fábricas de dulces y chocolates : Jaime Boix, Amatller y Juncosa.

JAIME BOIX, LA PRIMERA…

En 1754 Jaime Boix fundó una gran fábrica de dulces .

En sus mejores tiempos había producido 10.000 kilos de chocolate al día. Era la chocolatera más grande del país y pionera del chocolate en polvo que se vendía en paquetes individuales.

También fue la primera en regalar series de cromos coleccionables en su tabletas de chocolate.

LOS CROMOS

En 1798 dos inventos favorecieron el desarrollo de la gráfica, la máquina de hacer papel inventada en Francia por Nicolás Louis Robert y la litografía inventada en Bavaria por Alois Senefelder.

En 1840 las etiquetas se utilizaban en todo tipo de envase con la invención de la impresión a color un hecho cualitativo en la evolución gráfica.

Desde este momento las etiquetas dejaron de tener una función meramente informativa, para también llamar la atención del público.

Los fabricantes de chocolate fueron los primeros en utilizar las etiquetas como forma de seducción.

Amatller fue la empresa pionera (1930) En el uso de la fotografía publicitaria.

NUEVAS MARCAS

Los años 50 fueron los años del verdadero despegue de las industrias chocolateras: aparecieron marcas como BATANGA, SOLÉ, SULTANA (ésta última era una delegación de chocolates LOYOLA y ELGORRIAGA.

HUEVOS DE CHOCOLATE

En los años 50-60 del siglo XX las monas de Pascua (con origen en el siglo XV) pusieron de moda los huevos de chocolate. En ellos se especializaron la Pastisseria Escrivà, en la Gran Vía o la Blanxart.

El propietario de Escrivà presentando un gran huevo de chocolate.

Las primeras monas catalanas consistían en un pan sin levadura con aceite y azúcar que se acompañaban de huevos duros pintados, la cantidad de los cuales dependía de la edad del ahijado siendo siempre doce el número máximo.

En los años sesenta empezaron a cerrar las antiguas chocolateras ante la invasión de las marcas foráneas. Sólo sigue RIUCORD o CASA FARGAS.

LA CALLE PETRITXOL

Hoy, la Petritxol es la calle más dulce de Barcelona.

Tiempo atrás en ésta calle ya había tenido vaquerías.

Hay aún se encuentran algunas de las chocolaterías más conocidas de la ciudad: la Granja Pallaresa (1947) y la Granja Dulcinea (1941).

HISTORIA DE LOS CHOCOLATES JUNCOSA

Los chocolates Juncosa aparecen con Oleguer Juncosa i Arús, al que llamaremos «Oleguer padre».

PRIMERA GENERACIÓN

Abrió una chocolatería 1835, (el año de la quema de los conventos de las Ramblas)… en al calle Fernando VII número 10.

Era la calle de moda (aún no enlazaba con la plaza Sant Jaume). Ese año la familia Bofarull también abrió en la cercana calle Escudellers el restaurante “Los Caracoles”.

La Juncosa no sólo servía café, también té, canela, agua azucarada … molía el chocolate en la trastienda y con el tiempo, en otro obrador de la calle de les Eures.

Al principio con molinos eran de tracción manual y desde 1847 utilizaron molinos a vapor.

Ese año (1847) la chocolatería obtuvo el privilegio de Proveedor de la Casa Real lo que le dió un gran empujón a la empresa.

En 1888 participaron en la Exposición Universal de Barcelona con un gran stand en la Palacio de la Industria… Y Obtuvieron la medalla de oro!.

Oleguer padre murió en Puigcerdà (1881) , lugar de veraneo de la clase alta barcelonesa donde había abierto una sucursal chocolatera.

Pronto la empresa se promocionó en exposiciones de productos industriales…

En 1894, en la puerta de su establecimiento de la calle Fernando VII se repartían gratis cigarrillos de chocolate a los escolares que visitaban el Ayuntamiento.

SEGUNDA GENERACIÓN.

Heredaron su empresa los cuatro hijos: Oleguer “hijo”, Evaristo, Pedro y Jacinta. Ellos reestructuraron la empresa restaurando la tienda y dotándola de tecnología más moderna.

El paseo de Gràcia era el nuevo paseo de moda y dejaron la ciudad vieja para instalarse en la hoy calle Gran de Gracia 2-4.

La nueva y flamante fábrica tenía una máquina de vapor de 25 caballos de potencia!. Y tenían a su cargo 150 trabajadores que hacían mas de 3 millones y medio de tabletas al año.

Eran junto con la marca Amatller, los líderes del sector chocolatero catalán.

Ya fabricaban 5 millones de tabletas y una grandísima campaña publicitaria reforzaba su posición comercial.

Oleguer hijo, murió… y el reparto trajo desavenencias familiares…

Evaristo se quedó con la tienda y Pedro compró el resto de la fábrica a sus hermanos y continuó con el negocio en Gracia asociándose otro chocolatero, Jaume Camps .

La maquinaria de su empresa era la más novedosa en Europa…

…Hasta que (1908) vendió el solar a Marià Fuster y su esposa Consol Fabra i Puig que, tiraron el edificio.

Encargaron a Lluis Domènec i Montaner la edificación de su mansión.

LA FABRICA DE LA CALLE MANSO

Evaristo Juncosa abrió una nueva fábrica proyectada por Salvador Viñals i Sabata en la Calle Manso, 9-17 en el barrio de Sant Antoni, una zona fabril por aquellos días. Se la llamó La Chocolatera.

Era una factoría de 2500m2 que ocupaba gran parte de una isla del Example.

Funcionó con máquinas de vapor hasta 1904 cuando la Compañía de Electricidad de Barcelona instaló un transformador de 150 kilovatios.

máquina a vapor para elaborar chocolate.

Evaristo amplió su producción ofreciendo el primer cacao soluble con o sin mantequilla, y la venta de café torrefacto.

Se enfrentó con su hermano Pedro (el de la fábrica de Gràcia) anunciándose como : El legítimo chocolate Juncosa es el que lleva la marca “La Chocolatera”.

Luchaban una contra otra con publicidad en todos los medios posibles y sobre todo en sus cromos coleccionables.

TERCERA GENERACIÓN.

Evaristo Juncosa i Domènec , hijo de Pedro (y uno de los nietos del fundador) , al cerrar su padre la sede de Gracia se mudó a la calle Diputación 114 (Viladomat/Borrell) abriendo como “Evaristo Juncosa hijo”.

La empresa siguió con el privilegio de Proveedor Real y, al morir dejó la empresa a su hijo Evaristo Juncosa i Pañella que, a mediados del siglo XX, producía bombones y chocolates con las marcas “Falcón” y “Natillas” .

…»ellos vendían álbumes con rectángulos numerados donde debían ser pegadas, la trampa estaba en que ellos las vendían en grupos de a docena y podían venir las que faltaban en tu álbum o no, entonces tenías la opción de seguir comprando paquetitos o incorporarte a un intercambio con otros participantes de la escuela, barrio, etc».

LOS CROMOS DE JUNCOSA

En cada tableta de chocolate se incluían cromos que fueron el gancho perfecto para los niños. Todos los coleccionaban sus series temáticas: literatura, arte, historia, geografía, ciencias, cine, deporte…

La empresa Amatller llegó incluso a contratar en alguna ocasión al gran pintor modernista Adolf Mucha y los Juncosa se los encargaron a Lluis Labarta, Josep Lluis Pellicer, Apel.les Mestres, Lola Anglada o a Lluis García Falgàs que creo a la famosa niña de “Delia”.

A partir de los años 20 los cromos dibujados pasaron a ser fotografías coleccionables, sobre todo de temas como espectáculos de circo, películas infantiles o deportes.

EL GRAN ROTULO LUMINOSO

gran letrero luminoso de Juncosa

En 1930 causo sensación un rótulo luminoso construido en una estructura metálica que estaba en un terrado de la calle Pelayo y se veía claramente desde Plaza Catalunya.

LAS CASAS JUNCOSA

Evarist Juncosa Pañella, era propietario de un terreno que abarcaba la Rambla de Catalunya y el chaflán con la calle Valencia, en él se hizo construir dos casas, en los números 76 y 78 de la Rambla de Catalunya, vendiendo el resto del terreno (el chaflán) a la familia Belloso, donde construirían la Casa Asunción Belloso.

En el terreno que le quedaba, después de construir la casa del número 78, volvió a encargar al arquitecto Salvador Vinyals la construcción de otro edificio, similar al anterior, aunque con un estilo modernista más sobrio. Hoy es el hotel Regente.

Evaristo Juncosa Panella murió en octubre de 1959 pero la fábrica continuó hasta el año 1965 cuando los barceloneses vieron el siguiente anuncio en la prensa:

OCASION, fábrica de chocolate Evaristo Juncosa Panella y marcas registradas SE VENDE por 1500.000 pesetas con facilidades con o sin personal”.

Fue vendida en los 70 y sobre su solar de la Calle Diputación, se edificó una escuela pública.

Más sobre Barcelona Memory

Para ver todos nuestros vídeos puedes suscribirte a nuestro canal de Youtube:

https://www.youtube.com/channel/UCg6Ob_Feu2_QRUAFkYl0ZkQ

https://www.facebook.com/Barcelonamemory-107506534159359

https://www.instagram.com/barcelonamemory

FUENTES CONSULTADAS PARA LA REALIZACIÓN DE NUESTROS VIDEOS:


EL CHOCOLATE EN BARCELONA.

Navegación de la entrada


4 comentarios en «EL CHOCOLATE EN BARCELONA.»

  1. SE SABE CUANTAS COLECCIONES DE CROMOS LLEGARON A SACAR, Y POR OTRA PARTE CUALES SON LAS MÁS EMBLEMÁTICAS, GRACIAS POR TODO Y MAGNIFICO REPORTAJE HISTÓRICO DE BARCELONA INDUSTRIAL.

    1. Eso merecería todo un estudio!. En internet tienes alguna información sobre ciertas colecciones como la de la Guerra de Cuba…
      Gracias por tu interés!.

  2. Molt interessant el conjunt de la informació sobre xocolata a Barcelona. Sorprenent que sigui tan recent, veig que del 2019- 2020.
    Molt correcte la informació sobre Sant Jeroni de la Murtra (Badalona).Hevisitat el lloc, ben especial.
    Moltes etiquetes, una preciositat, especialment la de Juncosa.
    De jovenet vaig ser consumidor de xocolata Loyola i Batanga.

    He traballat molts anys a una empresa lider fabricant de cacao en pols per esmorçar.

    Molt em sembla que la frase :
    «Varias empresas catalanas explotaban allí plantaciones de café y de cacao, entre ellas, la Cola-Cao.»
    tal com está redactada no es correcte.

    Salutacions

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *