el-tandem-ramon-casas

El restaurante Els Quatre Gats fue el local más emblemático de los artistas modernistas de Barcelona.

EL CONTEXTO

En 1897, Barcelona se anexionó las poblaciones próximas de Gràcia, Sant Martí de Provençals, Sant Andreu del Palomar, Sant Gervasi y Les Corts…

Un joven Picasso de 15 años pintaba “Ciencia y Caridad” buscando hacerse un hueco en el mundillo artístico..

Un mes antes de la inauguración de la cervecería «Els Quatre Gats» fueron ejecutados en Montjuïc cinco anarquistas acusados del atentado con bomba de la procesión de Corpus del año anterior.

día de Corpus
«El Diluvio»

La misma semana de la inauguración, se clausuraba por un mes el diario El Diluvio… y también se había dejado de publicar el periódico La Renaixença. Eran tiempos convulsos.

Els quatre gats fue inaugurado el sábado 12 de junio de 1897 y se mantendría abierto durante sólo seis años. Sería la catedral de la bohemia barcelonesa, de finales del XIX y principios del XX.

La Vanguardia publicaba: “Por sus botellas es taberna, por sus mesas, merendero, por sus bancos posada, por su arquitectura, palacio, por sus panoplias sala de armas y por sus cuadros, museo”.

PERE ROMEU, EL ALMA DEL LOCAL

Pere Romeu
Imagen 144

Pere Romeu era descendiente de una familia de indianos y comerciantes de Torredembarra. Había acompañado a su amigo Ramón Casas a París en 1892.

Quedó totalmente eclipsado por el ambiente bohemio de Montmartre hasta el punto que al poco ya estaba viviendo en el París de fin de siglo.

Santiago Rusiñol en Montmartre, París.

Sería muy conocido en el Montmartre de la Belle Epoque por haber trabajado de camarero y animador en el primer cabaret literario, artístico y musical de París: Le Chat Noir de Rodolphe Salís.

LOS BOHEMIOS ARTISTAS MODERNISTAS

Rusiñol, Casas y otro personaje desconocido.
Le Chat Noir, en Montmartre.

A su vuelta a Barcelona y apoyado por sus amigos bohemios: Santiago Rusiñol, Miquel Utrillo, Ramón Casas, Pompeu Gener y Joaquim Mir buscó un lugar donde recrear el ambiente de Le Chat Noir.

Los inversores fueron Pere Romeu, el propietario del local, Ramón Casas, Manuel Girona y Matías Ardéniz, un trapero enriquecido.

Puig i Cadafalch había llegado de su Mataró natal, empezaba a emerger como arquitecto en Barcelona.

Puig i Cadafalch dibujado por Casas.

Era también amigo del grupo, había participado en la “entronización de los cuadros de “El Greco” en el Cau Ferrat y sugirió alquilar para la sede de Quatre Gats una obra que había acabado apenas hacía un año: los bajos de la Casa Martí.

El Cau Ferrat en Sitges.

BOHEMIOS PERO BURGUESES

La pandilla de “bohemios de casa bien” estaba muy bien relacionada”: La futura suegra de Romeu era la cocinera de Manuel Girona, uno de los hombres más importantes del momento,

Manuel Girona, un prohombre de los más ricos de Barcelona.

Presidente de la Cámara del Comercio, del Ateneo Barcelones, fundador del Banco de Barcelona y del Hispano-Colonial, de la Compañía General de Tabacos de Filipinas , futuro alcalde y una de las personalidades con más contactos de la ciudad.

Santiago Rusiñol fue el ideólogo del local y también puso dinero .

Ramón Casas, también hijo de indianos, pagó las lámparas del local y los muebles con aire medieval diseñados por Cadafalch .

Ramón Casas.

Y se ocupó de la imagen pública del local y le regaló el gran cuadro “El Tandem”, donde aparece él y Romeu para exponerlo en la nueva Cervecería. (el original se conserva en el MNAC),

«El Tandem» de R. Casas.

EL RESTAURANTE DE LA BOHEMIA

El menú del restaurante «Els quatre gats» ofrecía fricandó con guisantes, gigot a la bretona, lengua con moixernons, bacalao a la vizcaína, tripas a la catalana, ternera estofada o con puré de patatas…

Las cenas se ofrecían a partir de las 11 de la noche y costaban 2 pesetas.

la carta del restaurante obra de Picasso.

Por sus mesas corría el vino, los aguardientes, el anís y la absenta que había puesto de moda el cabaret Chat Noir en París. La absenta era la preferida y la bebida más barata.

El nido modernista de Els Quatre Gats.

La cafetería inmediatamente se hizo muy popular en los ambientes artísticos, todo un referente de modernidad pero con un aire decadente.

LOCAL MULTIDISCIPLINAR

Todos los pintores y artistas del momento visitaron e hicieron suyo el establecimiento, también el joven Picasso que lo frecuento … hizo aquí sus dos primeras exposiciones.

Ramón Casas y Santiago Rusiñol se dedicaban a buscar nuevos talentos pictóricos para hacer exposiciones y Utrillo y Romeu se centraban en los espectáculos.

el grupo de artistas modernistas.

En Els Quatre Gats se hicieron exposiciones de Picasso, Regollos, Pichot, Nonel …

Utrillo pintado por Rusiñol

Recitales poéticos, tertulias, concursos literarios , espectáculos de marionetas, tertulias artísticas y literarias promovidas por Opisso que, alguna vez atrajo al local a su patrón de las mañanas, el tímido y huraño Antoni Gaudí.

SU CLIENTELA

En la sala tocaron Isaac Albéniz, Enrique Granados, Lluís Millet, Felip Pedrell etc. Se hicieron veladas flamencas de las que se encargaron Pablo Picasso y los hermanos Fernández de Soto.

Hermanos Fernandez de Soto.

Por sus mesas pasaron: Ignacio Iglesias, Joaquín Nin, Enric Morera, Joan Maragall, Francesc Pujols, Pompeu Gener, Rubén Darío, los hermanos Álvarez Quintero, el transformista Frégoli…

…las actrices María Guerrero y la nueva generación postmodernista: Ramón Pichot, Joaquim Mir, Isidre Nonell, Ricard Canals y Anglada Camarasa…

QUATRE GATS Y EL SPORT

Els Quatre Gats también se abrió a la nueva moda burguesa del “sport”: torneos de esgrima y algunos combates de boxeo.

Fue sede de asociaciones como la Sociedad Colombófila de Barcelona, allí se gestó la idea que daría lugar al Automovil Club de España, el Real Club de Barcelona hoy Real Club Marítimo.

Se celebraron torneos de ajedrez organizados por Josep Pin i Soler y se fundó la Unió Velocipèdica Catalana.

Tambien se fundó aquí la Asociación Wagneriana.

LA REVISTA ELS QUATRE GATS

revista «Quatre Gats»

En 1899 tal como Salís había hecho en su Chat Noir parisino, Romeu empezó a publicar la revista Quatre Gats como semanario de arte y literatura, valía 10 céntimos aunque duró poco ya que había mucho arte y poco dinero.

Al tiempo que se cerraba la revista otra iniciaba su andadura: Pèl & Ploma auspiciada por Ramón Casas y Miquel Utrillo pero Romeu ya no participó en ella.

La cervecería Els Quatre Gats estuvo abierta sólo durante 6 años, desde 1897 (año que murió Rodolphe Alís, director de Le Chat Noir) hasta 1903.

Els Quatre Gats, interior.

EL CIERRE

El viernes 26 de junio de 1903 ya no abrió sus puertas. Cerró sin previo aviso y con deudas a sus espaldas.

La cuestión económica no fue la que acabó con Els Quatre Gats: Casi todos sus amigos se habían marchado de Barcelona, algunos a París y Romeu empezaba a aburrirse del negocio. Muchos de sus clientes se fueron a tomar los cafés al Café Continental.

Café Continental junto a las Ramblas.

Ya había conseguido todo lo que él y sus amigos se habían propuesto, necesitaba un cambio en su vida:

EPILOGO

Quería volver a tomar baños de sol en la playa cada día, montó el Gimnasio Catalán , uno de los primeros de Barcelona, abrió una de las primeras pistas de patinaje y participó en carreras de coches.

Pere Romeu intentaba tomar baños de mar cada día.

A los cinco años de cerrar els Quatre Gats, Pere Romeu murió el 23 de diciembre de 1908.

Pere Romeu y Picasso dibujados por Opisso.

Romeu había sido un tipo polifacético: promotor artístico, titiritero, maestro de esgrima, cabaretero, camarero, ciclista, patinador, director deportivo, piloto de carreras, fotoperiodista… en definitiva, alumno de todo y maestro de nada…pero eso sí, siempre “artista”.

Sus amigos vivirían muchos más años: Rusiñol será el impulsor de la renovación de la pintura catalana a fines del siglo XIX. murió en 1931,

Casas, el artista por excelencia de la generación modernista, murió 1932 y Miguel Utrillo en 1934.

Al cerrar el local el Cercle Artístic de Sant Lluch, opuesto totalmente al movimiento «libertino» del modernismo. Ahora se pretendía un retorno al orden y al catolicismo extricto del obispo Torras i Bages.

En los ´70 se reabrió el local como restaurante. Miró cedió uno de sus cuadros para apoyar la causa. También se volvió a editar por un tiempo la revista “Quatre Gats” en la que escribieron Montserrat Roig, Quim Monzó y otras jóvenes promesas de la literatura catalana.

En 1991, de cara a las próximas Olimpiadas, se rehabilitó el local con motivo de la campaña del Ayuntamiento “Barcelona posa´t guapa”.

Hoy en día (mayo 2020) es un restaurante visitado sobre todo por turistas aunque hay un proyecto de darle al mítico local, su sitio en el mundillo cultural barcelonés.

Para ver todos nuestros videos puedes suscribirte a nuestro canal de Youtube:

https://www.youtube.com/channel/UCg6Ob_Feu2_QRUAFkYl0ZkQ

https://www.facebook.com/Barcelonamemory-107506534159359

https://www.instagram.com/barcelonamemory

FUENTES CONSULTADAS PARA LA REALIZACIÓN DE NUESTROS VIDEOS:


EL RESTAURANTE ELS QUATRE GATS. Historia.

Navegación de la entrada


3 comentarios en «EL RESTAURANTE ELS QUATRE GATS. Historia.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *