apertura-via-layetana

La apertura de la Via Layetana fue uno de los grandes episodios urbanísticos de Barcelona.

OS VAMOS A CONTAR SU HISTORIA

SIGUIENDO LA ESTELA DE HAUSSMANN

A mediados del XIX Haussmann había emprendido en París un plan urbanístico revolucionario que convertiría la ciudad en el “Gran París monumental” que conocemos hoy en día.

Plan Haussmann , París.

La réplica catalana a la reforma de Haussmann era el Plan Cerdà (1859) que, además urbanizar el llano de Barcelona, también tenía previsto el saneamiento de la ciudad antigua, sobrepoblada y con cientos de pequeñas industrias.

La agregación a Barcelona de varios pueblos del llano había ampliado el término municipal de Barcelona y duplicado su población.

La ciudad se estaba preparando ya desde 1860 para la Exposición de 1888 y no había suficiente capital para emprender ésta nueva empresa.

PRIMERAS ACTUACIONES PARA LA REFORMA URBANISTICA.

No fue hasta unos 50 años después, gracias a Anselm Baixeras cuando se revisó el Pla Cerdà (1908). Barcelona empezó el proceso de expropiaciones para la apertura de una via recta que comunicase la zona de los burgueses, el Eixample, con la zona de sus negocios, el puerto, a través de una nueva avenida “a la americana” donde se situarían la sede de sus empresas, la Via Layetana.

Aprovación del Plà Cerdà.

El nombre le viene de los laietanos, el poblado ibérico anterior a los romanos que se asentó cerca de Barcelona.

No sólo estaban en juego motivos urbanísticos, también subyacían motivos económicos ya que la reforma revalorizaría el precio del suelo.

El Banco Hispano-Colonial aportó la financiación.

Las obras fueron supervisadas por Pere Falqués, el Arquitecto Municipal y Luis Sagnier, representante de los constructores.

INICIO DE LAS OBRAS.

El 10 de marzo de 1908 llegó a Barcelona el rey Alfonso XIII. Acompañado por el presidente Antonio Maura, el alcalde Domingo Sanllehy y demás autoridades de la ciudad, iniciaron simbólicamente las obras .

Inauguración de las obras, 1908

A partir de ese momento Barcelona se llenaría de polvo y una multitud de operarios que dejarán la ciudad “patas arriba” durante 50 años.

Durante las obras del Gran Metropolitano , que se prolongaron por cuatro años (hasta su inauguración en 1924) y durante la Guerra Civil se paralizaron las obras.

Construcción del metro en la Via Laietana, 1908.

Vista la gran destrucción de Patrimonio artístico que había sufrido París con la reforma de Haussmann, la comisión encargada de los trabajos se planteó la catalogación y traslado de los edificios o elementos arquitectónicos más destacables.

CATALOGACIÓN DE LOS ELEMENTOS ARQUITECTONICOS A PRESERVAR.

Gran parte de todo este patrimonio se colocó, sobre todo en lo que hoy conocemos como Barri Gótic que a partir de entonces será una especie de recreación histórica con elementos auténticos de la Barcelona gótica para dar a la zona más empaque y monumentalidad de cara a la Exposición Internacional de 1929.

catalogación de elementos arquitectónicos a conservar.

Los edificios a conservar se desmontaron piedra por piedra para re-ubicarlos : la Casa Padellàs (actual Museo de Historia de Barcelona), la Capilla de Santa Águeda, el Saló del Tinell, les Cases dels Canonges, la Casa de l’ Ardiaca o la fachada barroca de la iglesia de Santa Marta (actualmente en uno de los pabellones del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau).

Entre los edificios que se perdieron estaban el Palacio del marqués de Monistrol, el Palacio del marqués de Sentmenat, el Convento de San Sebastián o el de San Juan de Jerusalén.

También desaparecieron muchas calles y callejones como Arc de la Gloria, de les Magdalenes, la calle Graciamat, Batea, Consolat, Arc de les filateres, la calle Fondet, la calle y la Plaça de l´Oli, la calle Avellana, Mirambell…

EL BANCO HISPANO COLONIAL.

El Banco Hispano Colonial de Antonio López, uno de los más, sinó el más rico de Barcelona, tuvo un papel fundamental para llevar económicamente el proyecto al éxito. Fue el gestor, banquero y contratista de las obras.

El Banco se creó para financiar proyectos de comercio e industria en las colonias españolas. Con la pérdida de éstas se vio obligado a reorientar su actividad mayoritariamente a la inversión en obras públicas.

LA ZONA AFECTADA.

Los barrios afectados por la reforma eran el de SANT PERE, SANTA CATERINA, CATEDRAL, SAN CUGAT y LA RIBERA… una basta zona de estrechas calles, en las que las condiciones de vida estaban marcadas por la falta de higiene y la insalubridad.

La operación que la hizo posible se gestó en 1901 con la entrada en el Ayuntamiento de Barcelona de concejales de la Lliga Regionalista, y con el respaldo de los concejales republicanos.

Se expropiaron casi 600 fincas, se borraron del mapa más de 80 callejones y unas 10000 personas se tuvieron que realojar,,, aunque pocos fueron los indemnizados.

En 1913 se acabaron los derribos entre el clamor de los artistas, historiadores y vecinos de la ciudad que veían como se había destruido parte de su memoria colectiva.

LAS TRES FASES DE LAS OBRAS.

La demolición se estructuró en tres partes y se distribuyó entre tres arquitectos: DOMÈNEC I MONTANER se encargó del proyecto (1908) entre la plaza de Antonio López hasta la plaza de Antonio Maura,

Derribando la plaza de San Sebastian.

PUIG I CADAFALCH se ocupó de la segunda fase comprendida desde la plaza Antonio Maura hasta Sant Pere més Baix (1909)

y la última fase, hasta el llano de Junqueres (hoy plaza Urquinaona) se encargó a FERRAN ROMEU (1911) .

La Via Layetana estaba pensada para ser la via financiera de la ciudad. No sólo se derruyó la parte de la vía sino 20 metros a izquierda y derecha de ésta donde se situarían edificios emblemáticos de la élite económica de la ciudad.

LOS NUEVOS EDIFICIOS DE LA VIA.

Vamos a repasar algunos de estos edificios:

SEDE DEL BANCO HISPANO COLONIAL

El primer edificio construido (1913), como no, fue la sede del BANCO HISPANO-COLONIAL (Via Layetana,3) . Hoy Hotel Colonial.

Construyendo el edificio del banco Hispano Colonial.

Uno de los mejores edificios de la via fue la CASA GUARRO (Via Layetana, 17) de Puig i Cadafalch.

CASA GUARRO.

Luis Guarro era el heredero de la papelera más importante de Cataluña fundada hacía más de 200 años en Gelida. Exportó a América hasta 1898 cuando se perdieron las colonias.

Patentó un tipo de cartulina “intransparente” para hacer naipes. Fabricaban todo tipo de papeles: para impresión, para escribir, también papel de fumar (desde 1889), papel de dibujo y papel barba llamado también “papel catalán”.

Sirvió pedidos especiales a Dalí, Miró, Garcia Lorca y Picasso.

Luis Guarro fue además vicepresidente de Foment del Treball, del Ateneo Barcelones, regidor de cultura y presidente del Centre Excursionista de Catalunya. También contribuyó para la construcción del Palau de la Música.

CASA CAMBO Y EDIFICIO DE FOMENT DEL TREBALL

El arquitecto ADOLF FLORENSA edificó magníficos edificios entre la plaza de Antonio Maura y la de Ramón Berenguer el Gran: las dos casas CAMBO ( Hoy un hotel) y el edificio neoclásico de FOMENT DEL TREBALL (1931) en colaboración con JOSEP GODAY.

Cambó fue un político “estatalista”, catalanista convencido y ministro con Antonio Maura. Pensaba que había que estar dentro de un gobierno para obtener objetivos. Adquirió gran colección de arte que cederá a la Generalitat y hoy estan en el MNAC.

Maura presidente del Consejo de Ministros provocó la llamada «Setmana tràgica» en 1909 al convocar a los quintos para ir a la guerra con Marruecos. Los ricos podían pagar para no ir a filas pero los pobres no tenían opción … tuvo que dimitir.

OTROS EDIFICIOS…

Otro edificio destacable era El Colegio Ángel Baixeras (Via Laietana num. 11) .

Escuela Ángel Baixeras

El Cine Princesa (1922), en Via Laietana, 14 . Obra de Ferran Tarragó, el antiguo Pathé Palace (Via Laietana, 53) después convertido en el cine Palacio del Cinema obra de Eusebi Bona.

El edificio de la Compañía Transmediterránea inspirado en los grandes transatlánticos… con su escalinata de crucero y su claraboya en forma de submarino.

El edificio de la Arrendataria de tabacos al más puro estilo de la Escuela de Chicago, y el edificio de Caixa Mútua Popular.

O el magnífico edificio de Correos (1925 1927) de Josep Goday (colaborador de Puig i Cadafalch) y Jaume Torras.

O el antiguo edificio del Banco de España que hoy ocupa la Caixa de Catalunya (1929) de los arquitectos madrileños JOSE YARNOZ y LUIS MENÉNDEZ PIDAL. (antes estuvo aquí el convento de Jerusalén, donde se enterró a Pau Claris cuyos restos desaparecieron cuando se derruyó).

O el edificio de «La Equitativa» de Ignasi Bruguera, arquitecto obsesionado por el arte precolombino, la Casa Rafael Pomés, Casa Valentí Soler, Casa Martí Ventosa, el edificio CESE, el de Hispania o el de la Inmobiliaria Catalana.

EL GREMI DELS VELERS SE SALVÓ.

Uno de los pocos edificios que se salvaron del derribo fue el Gremi dels Velers que fue reformado y restaurado. Pertenecía al gremio de las sedas, con las que se hacían las velas de los buques.

Enric Sagnier edificó lo que fue la principal sede de La Caixa en donde antes estuvo el convento de Junqueras, que acogía a las hijas casaderas de las buenas familias.

FIN DE LAS OBRAS: 1958.

El periodo de entreguerras vio como día a día avanzaban los trabajos de apertura y la construcción de los edificios más monumentales. La Guerra Civil supuso un parón en las obras que se acabarán, por fin, en 1958.

Al final la Via Layetana se convirtió en una de las calles más transitadas por los coches, muchos días colapsada…

Ya hay un proyecto para transformarla buevamente: los vehículos particulares podrán circular a menos de 30 km/h sólo en sentido mar , se pondrá un carril para bicicletas para convertirla en un paseo hacia el mar.


TODOS NUESTROS VIDEOS

FUENTES CONSULTADAS PARA LA REALIZACIÓN DE NUESTROS VIDEOS:

LA APERTURA DE LA VIA LAYETANA.

Navegación de la entrada