cuentos-de-calleja

«Tienes más cuento que Calleja»

Aún recordamos cuando nuestros padres nos contaban un cuento antes de dormir que siempre acababa con la misma frase: fueron felices y comieron perdices”. También recordamos cuando nuestro abuelo nos decía “¡Niño, que tienes más cuento que Calleja!”.  Las dos expresiones nos remiten al personaje que más influyó en la cultura infantil y juvenil de varias generaciones. Nos referimos a Saturnino Calleja.

CONTEXTO EDUCATIVO

La escolarización de españoles ya la planteó la Constitución de Cádiz de 1812. No fue hasta la llegada de la Ley Moyano (1857) cuando se estableció que todos los niños y niñas entre los 6 y 9 años debían ir a la escuela, a pesar de esto, hasta bien entrado el siglo XX en España, una de cada 3 personas aún no sabía leer.

Ley Moyano

Las pocas editoriales que editaban libros didácticos estaban repartidas casi en su totalidad entre Madrid y Barcelona.

En Madrid, la labor de Saturnino Calleja fue fundamental para desarrollar una formación primaria de más calidad.

SATURNINO CALLEJA, BURGALÉS DE QUINTANADUEÑAS

La familia Calleja era originaria de la villa burgalesa de Quintanadueñas.  Aquí nació Saturnino Calleja en 1853.

En 1876 la familia se trasladó a Madrid donde el padre, Fernando Calleja abrió una librería con servicio de encuadernación en la calle de la Paz, 7

Aquí Saturnino se formó en la edición, impresión, encuadernación y grabado de libros. Se dio cuenta de la necesidad de una renovación pedagógica para regenerar el país a través de la educación.

Tan sólo tres años después de abierto el negocio familiar, Saturnino, viéndose capaz de dirigir la empresa, decidió comprársela a sus padres por 30.000 pesetas y una renta vitalicia de 1000 pesetas anuales a cada uno de los progenitores.

SATURNINO ESTUVO VOLCADO EN LA FORMACIÓN DEL PROFESORADO

Sede de la editorial Calleja en Madrid

La labor de Calleja para mejorar la formación del profesorado lo llevó a editar la revista mensual La Ilustración de España (1884-1888), consagrada a la defensa de los intereses de los maestros incluidos los de las posesiones de ultramar de Cuba, Puerto Rico y Filipinas.

Se acompañaba del boletín El Heraldo del Magisterio, donde los maestros, como colaboradores, podían enviar sus opiniones y quejas respecto a su labor como docentes.

También fundó la Asociación Nacional del Magisterio Español y la Asamblea Nacional de Maestros, haciendo que la voz del docente fuera escuchada por primera vez en sede parlamentaria. Saturnino Calleja se convirtió en el líder indiscutible de los maestros españoles.

LOS LIBROS

Quería editar libros siguiendo las tendencias pedagógicas europeas adaptándolos a cada nivel de enseñanza.

Las materias comprendían métodos de iniciación a la lectura, ‘El Instructor’, Geometría, Geografía, Historia de España, catecismos, Quijotes, manuales de urbanidad y buenas costumbres y libros para aprender inglés y francés.

Para que todos tuviesen acceso al material educativo, publicó diferentes presentaciones a distintos precios, por lo general mucho más bajos de lo habitual gracias a la edición de grandes tiradas con poco margen de beneficio por ejemplar.

Saturnino distribuyó gratis material escolar por las escuelas rurales para que pudiesen servir como guía pedagógica de los maestros, desatendidos por las autoridades educativas y sin ningún tipo de recursos. En éstos años nació la expresión: «Pasar más hambre que un maestro de escuela»

escuela primaria durante la Segunda República

Su lema era «instruir deleitando«. Para atraer a los niños hacia la lectura pensó que era fundamental complementar los textos con ilustraciones atractivas. Además, sus textos prestaron una atención especial a la educación de las niñas y la educación femenina con vista a que obtuviesen una capacitación laboral

LOS CUENTOS 

Sus famosísimos cuentos comenzaron a publicarse alrededor de 1884. Se dividían en colecciones que se vendian en librerías, quioscos y tiendas de ultramarinos, a un precio de entre 5 y 10 céntimos.

También se podían adquirir con varias modalidades de pago: se podían comprar a plazos, por transferencia bancaria o letras, enviándose los ejemplares por correo, algo novedoso en aquellos tiempos.

Tuvieron mucho éxito las ediciones de pequeño formato, de 7 cm de alto por 5 cm de ancho, tanto, que se coleccionaban como si fuesen cromos.

EL ÉXITO INTERNACIONAL

A principios del XX la editorial llegó a vender 3,4 millones de ejemplares en España, Hispanoamérica y Filipinas…

Llegó a tener 18 delegaciones en todo el mundo y en sus catálogos aparecieron por primera vez opiniones elogiosas sobre sus libros. Su procedimiento era regalar libros a cambio de esas opiniones.

Segundo de Chomón, pionero español del cine fantástico (del cual tenemos un video), realizó películas cortas basadas en los  Cuentos de Calleja, como “Pulgarcito” (1903) y “Gulliver en el país de los gigantes (1903).

Escribieron para la editorial el propio Saturnino Calleja, Jesús Sánchez Tena o José Muñoz Escámez, autor de unos 100 cuentos.

DIÓ A CONOCER A GRANDES CLASICOS

 Se versionaron fabulas y cuentos de Esopo, Perrault, Iriarte, Samaniego y por primera vez llegaron al país ‘Las mil y una noches‘, el Pinocho de Collodi y las obras de Allan Poe, Salgary, Perrault, Swift, Rider Haggar, Andersen , o los hermanos Grimm.

Su Hansel y Gretel se convirtió en Juanito y Margarita, El Barón Munchausen pasó a ser El Barón de la Castaña y ‘Gulliver’, que versionó como “En el país de los enanos”.

La mayoría de cuentos acababan con una moraleja ejemplar conforme los cánones de la época y un apartado de acertijos, chistes, fragmentos sobre historia y con crucigramas, apenas conocidos en España hasta que Calleja empezó a publicarlos.

MUERTE DE SATURNINO

Tras la muerte de Saturnino Calleja (7/7/1915) se hizo cargo de la empresa su hijo Rafael hasta 1929. De él nos llegó la frase que concluía todos los cuentos: “fueron felices y comieron perdices”.

Rafael puso al mando de la dirección artística a Salvador Bartolozzi (1915 y 1928) que se hizo super famoso por su versión de Pinocho y a Juan Ramón Jiménez como director literario (1916). Calleja fue quien publicó por primera vez la edición completa de su obra «Platero y yo»

Se empezaron a publicar los “Cuentos de Calleja en colores”. Dibujaron para la editorial Manuel Ángel,  Narciso Mé José Zamora, Máximo Ramos, Penagos, K-Hito o Tono, (al que mencionamos en el video de “Vente a Hollywood, Pepe!”).

Editorial Calleja sobrevivió a la Guerra Civil, pero las dificultades en la importación de papel y el fin del mercado hispanoamericano la obligaron a cerrar en 1959.

FIN

Disfruta de más videos en nuestro canal de Youtube Barcelonamemory.

Suscríbete y compártelos con tus amigos!! INSTAGRAM FACEBOOK

AGRADECIMIENTOS

https://www.elmundo.es/cultura/2015/08/08/55c4fe96e2704ee01a8b4599.html

http://www.cuentosdecalleja.org/

https://www.revivemadrid.com/literatos/saturnino-calleja

LOS CUENTOS DE CALLEJA

Navegación de la entrada