editorial.bruguera

Quién no recuerda aquellos largos veranos devorando tebeos de Mortadelo y Filemón, Rompetechos, la 13, Rue del Percebe, El Capitán Trueno, Rompetechos, Anacleto, Zipi y Zape, las hermanas Gilda o Superlópez.

Todos éstos personajes y muchos más nacieron  del mítico sello Bruguera, uno de los emblemas de nuestra cultura popular.

Esta historia empieza con la llegada de Joan Bruguera Teixidó y su familia (1910 0 1912) al barrio del Coll. Aquí, en la calle Mora de Ebro, abrieron con unos cuantos trabajadores del barrio, una pequeña imprenta, El Gato Negro” .

PRIMEROS AÑOS /1921-1936)

Empezaron editando revistas, folletos y seriales. En 1921, lanzaron su primer gran éxito: El Pulgarcito. Joan Bruguera, el fundador murió al poco por lo que sus hijos, Pantaleón y Francisco Bruguera se hicieron cargo del negocio familiar.

GUERRA CIVIL 1936-1939)

Durante los años previos a la guerra, la editorial había mostrado su simpatía por los ideales republicanos, editando revistas que transmitían sus valores (Rataplan, etc.) en la línea de muchas revistas de ese momento.

Todas fueron colectivizadas por el «decreto Tarradellas» (1936) aunque con dificultades por desabastecimiento, la Bruguera siguió funcionando mientras Francisco Bruguera estaba luchando con el ejército republicano como oficial en el frente de Valencia.

FIN DE LA GUERRA

Acabada la guerra Francisco fue liberado del campo de prisioneros donde acabó internado y volvió al barrio a trabajar En la editorial con su hermano Pantaleón.

Juntos decidieron sustituir el nombre de “Gato Negro” por otro menos vinculado a la República: el apellido familiar (1940). Nacía la Editorial Bruguera volviéndose a editar El Pulgarcito (1947), sorteando la censura.

EL RESURGIR

Crearon nuevas revistas y personajes: El Cachorro (1951) de Juan García Iranzo o el Capitán Trueno (1956) de Ambros y Víctor Mora.

El Cachorro.

Los quioscos de todo el país, estaban llenos de revistas y tebeos de la Bruguera. Contaba con unos dibujantes y guionistas de primera.

En los años sesenta se modernizó la empresa: se compró nueva maquinaria de impresión tipográfica y de encuadernación y se inició la impresión en huecograbado con su primera rotativa.

Se hicieron populares las primeras colecciones literarias, editadas en formato de bolsillo a precios baratos y colecciones de cromos basadas en las producciones cinematográficas del momento: Los Diez Mandamientos , Ben – Hur, Sissi, Sissi Emperatriz

Muchas familias del Coll, Vallcarca, Carmelo, y la Taxonera…ensobraban los cromos escuchando la radio para completar los sueldos.

LAS GRANDES COLECCIONES LITERARIAS

Nuevas cabeceras y nuevas colecciones literarias llenaban las librerías y los quioscos. Las Historias Selección fueron un éxito de ventas. Estimulaban a la lectura a una juventud poco lectora intercalando una página ilustrada con viñetas y textos literarios en la página siguiente. (1954)

Las Joyas Literarias Juveniles (1970), tenían un formato más sencillo. Las colecciones de bolsilibros tanto del Oeste, como Policiacas o del género Rosa, inundaron librerías y quioscos con los relatos o novelas de Corín Tellado, Marcial Lafuente Estefanía,Carlos de Santander,Silver Kane, Clarck Carrados , Curtis Garland y muchos más.

La red de distribución de la Editorial Bruguera era excelente. Tenía delegaciones en Madrid, Bilbao, Valencia, Sevilla, La Coruña, Barcelona y provincia. También tenía mucho interés en llegar lugares donde las demás editoriales no tenían distribución.

LA LLEGADA DE LA TELEVISIÓN

Paradógicamente, la TV fue una gran oportunidad para La Bruguera: llevó al papel los más famosos personajes de las series de TV de los ´60, tanto animadas como de otros géneros como Bonanza, Sissi, Popeye, o los personajes de Disney.

Explotaron el éxito de televisión de la Familia Telerín, la del famoso “Vamos a la cama”. Sacaban también cuentos, mini-cuentos, troquelados, y unas interminables colecciones de cromos. Revistas como Telecolor (1963) y Fans (1965) , sobre los ídolos juveniles del momento, para los jovencitos.

EL GRAN BOOM!

El boom de la empresa vino con la aparición dela revista Mortadelo (1970) , una de las de mayor tirada de todos los tiempos. Los personajes de la Bruguera crearon todo un universo del que los más pequeños… y los no tan pequeños, disfrutaban. Los tebeos formaban parte del ocio de todo el país.

Incluso, se editaron las aventuras de los personajes de la animación japonesa que empezaban a aparecer en la TV como Heidi de Johanna Spiry y de Marco de Edmundo d’Amicis.

TRASLADO A PARETS DEL VALLES (1974)

Por motivos logísticos se inicia la construcción de una nueva planta industrial en Parets del Vallès. Los trabajadores que vivían en el Coll o los barrios de alrededor, tenían que desplazarse con el servicio de autocares contratado por la empresa.

Terrenos de Bruguera en Parets del Vallés.

Los edificios del Coll se emplearon como almacenes de devoluciones, centro de cálculo, administración, delegación de Barcelona hasta que, por causas poco claras, se quemó una rotativa y buena parte de una de las naves, con el consiguiente coste añadido para una empresa que ya empezaba a mostrar señales de agotamiento.

EL SINDICALISMO EN LA EDITORIAL

Los trabajadores y trabajadoras de Bruguera, como todos en nuestro país, una vez recuperada la libertad de acción sindical, fueron organizándose en sindicatos libres (1978) al ser éstos reconocidos tras la liquidación el famoso Sindicato Vertical (de 1940 a 1977).

rotativa de Editorial Bruguera.

Las diferentes secciones sindicales de la empresa, en 1978 crearon la Plataforma OITEBSA (ORGANIZACIÓN INTERNA DE TRABAJADORES DE LA EDITORIAL BRUGUERA S.A), llegando a ser el sindicato mayoritario en la empresa y una pieza clave en el futuro reivindicativo laboral, crisis y cierre de la editorial.

LA POLITICA SOCIAL DE LA EMPRESA

Desde siempre, la dirección de la editorial contempló una política social. Los empleados disfrutaron de comedores con cocina propia, consultorio médico en los tres centros de trabajo: el de la calle Mora la Nova, la de Camps i Fabrès y el de Parets del Vallés, de un servicio de ambulancia propia. Había un club social con secciones de baloncesto, masculino y femenino, fútbol … y un grupo de teatro.

equipo femenino de baloncesto.

Muchos aún recuerdan las comidas y jornadas de teatro para la celebración la Fiesta Patronal de las artes gráficas: San Juan Ante Portam Latinam (6 de mayo) … o las celebraciones de Reyes en que las que se repartían juguetes para los hijos y nietos de los trabajadores .A los veteranos, al cumplir los 25 años en la empresa, ¡les regalaban un reloj de oro!…,

DECLIVE Y CONFLICTOS LABORALES

Por diversos motivos, el principal por una mala gestión empresarial, la Bruguera entra en un período de crisis hasta anunciar la suspensión de pagos (1982).. fue cuando empezó un laaaargo proceso de salidas voluntarias de muchos de sus trabajadores con indemnizaciones pactadas.

Los trabajadores que quedaron, acordaron constituirse en una Sociedad Anónima Laboral invirtiendo su subsidio de paro con el aval del Banco de Crédito Industrial. Esta iniciativa duró escasamente un año.

Finalmente, en julio de 1986 la Bruguera cerró definitivamente sus puertas y se procedió a la liquidación del personal haciendo efectivo el aval del Banco de Crédito Industrial. Una parte de los trabajadores no aceptaron estas condiciones y optaron por continuar su lucha . Haciendo una resistencia ejemplar consiguieron ganar el pulso y Magistratura dictó a su favor, cobrando todo el dinero que se les debía y las indemnizaciones que les correspondían.

Fundaron una Cooperativa de Crédito (1995) para poder financiar proyectos de empleo autogestionados por los ellos mismos y evitar, así, pasar por la misma situación que ellos vivieron cuando quisieron reflotar la editorial. Esta cooperativa fue la COOP 57, un referente en todo el estado español de la economía social y solidaria.

En 1984 el empresario uruguayo Leo Antúnez y su «holding» adquirieron la Editorial Bruguera. de un día para el otro. El personaje acababa de comprar la cadena de radio El Noticiero Universal. Parecía un personaje solvente, su verborrea los convenció a todos… pero no se trataba más que de un cantamañanas que se hizo con todo este tejido empresarial, sin pagar un duro.

Le hicieron un puñado de entrevistas tanto de radio como de televisión y prensa escrita donde se manejaba fabulosamente bien. Sus promesas de inversión iban aumentando al mismo nivel que crecía el mosqueo porque el dinero no llegaba y sus las garantías eran humo…

PERVIVENCIA DEL LEGADO DE BRUGUERA

Aún hoy, muchos años después del cierre, el legado de la Editorial Bruguera permanece en el recuerdo de varias generaciones. El mundo de las revistas de historietas es completamente distinto hoy en día. A la desaparición de muchas de las revistas de los años 70, se ha sumado la aparición de nuevos referentes en cuanto al cómic europeo , americano y japonés .

El Manga, los videojuegos, las redes sociales, los cómics de superhéroes, etc., que se van convirtiendo en los nuevos referentes en cuanto al ocio de los más jóvenes. Sin embargo, en otros ámbitos como los libros de bolsillo, el trabajo que la Bruguera inició con sus colecciones (Libro Amigo) no ha desaparecido.

Otras editoriales han adoptado este formato en sus ofertas editoriales. Y finalmente, el humor presente en las publicaciones y personajes de la Bruguera , se ha convertido en un referente y un estímulo inspirador para muchos creadores, no sólo en el campo del humor gráfico, sino en otros géneros y formatos como el cine, las series de tv ( «Aquí no hay quien viva», etc.) o el teatro.

LA BRUGUERA Y EL BARRIO

Desde 2009, el Centro Cívico El Coll – La Bruguera , con el impulso y apoyo del Distrito de Gracia, puso en marcha el proyecto de recuperación de la memoria de la antigua editorial Bruguera. En 1992, ya se había inaugurado el Centro Cívico en uno de los edificios que la Bruguera construyó y donde estaban varias secciones como la Rotativa, el Centro de Cálculo, Facturación, etc .

Han sido muchas las actividades programadas (talleres, exposiciones, charlas, homenajes, encuentros de ex trabajadores, visitas guiadas, colaboración en el rodaje de diversos cortos o programas de TV, etc.). Siempre con el objetivo de reivindicar con orgullo el barrio del Coll, que fue la cuna de una de las más importantes editoriales de todos los tiempos.

Y que sus vecinos y vecinas, que trabajaron en la editorial, hicieron posible que muchos niños y niñas fuéramos muy felices cuando llegaban a nuestras manos los tebeos comprados en los quioscos.

Tenemos un video complementario: LOS TEBEOS DE NUESTRA INFANCIA

Disfruta de más videos en nuestro canal de Youtube Barcelonamemory.

Suscríbete y compártelos con tus amigos!!

INSTAGRAM FACEBOOK

EDITORIAL BRUGUERA

Navegación de la entrada