font-den-cona

Nos vamos al pasado para descubrir aquellas fuentes de Montjuïc que se hicieron populares por sus preciadas aguas y donde iban los barceloneses a divertirse, es decir, a hacer fontadas.

Las fuentes eran abundantes gracias a las numerosas rieras que llegaban a Barcelona. Algunas de las más concurridas eran las de la zona de Vallvidrera, la Font del Cuento, en el hoy Guinardó, o la Font d´en Farguers…  pero en ésta ocasión nos acercaremos exclusivamente a las fuentes de Montjuic.

Font d´ en Fargues 1912.

LAS FUENTES DE BARCELONA

Las aguas llegaban a la ciudad a través del Rec Comptal (siglo XI) creado para mover los molinos del Conde de Barcelona y con el tiempo para abastecer a las pequeñas industrias de tejidos, lana y piel. No era agua de boca, es decir, para beber. El agua que se bebía procedía únicamente de pozos.

Hasta que, en el siglo XIV, además de los pozos, se empezó a captar agua potable a través de minas para abastecer las fuentes de la ciudad.

Con el desarrollo urbano de la ciudad y la cercanía de las letrinas a los pozos de abastecimiento, beber agua podía ser un foco de infecciones. ¡Realmente Barcelona tenía un gran problema con sus aguas!

A finales del XVII había siete minas que, por decantación, confluían en un punto: la caseta de Jesús, a 700 m. de las murallas, desde donde el agua se distribuía a las fuentes públicas, conventos y edificios oficiales.

EL AGUA DE MONTCADA

Pero el crecimiento de la ciudad necesitaba un mayor caudal de agua, por lo que, con el tiempo, se amplió la Mina de Montcada, que recogía las aguas subterráneas del rio Besos. 

Abastecía el Rec Comptal, la mayor acequia que regaba los campos hasta llegar a Barcelona. Pero el caudal era muy irregular y sus aguas solían llegar contaminadas a la ciudad.

El agua de Montcada convenció a los barceloneses!

Rec Comptal.

Por fin bebían agua de calidad. Ahora todos se consideraban “expertos catadores” y sabían que las aguas ferruginosas eran buenas para el hígado y la piel, que las sulfurosas eran ideales para el reumatismo o aguas de magnesia para fortalecer los huesos y los dientes…..Algunas minas eran muy populares, incluso se vendía el agua en la ciudad.

Las fuentes, que antes habían servido para regar las tierras de viejas masías, con el tiempo, se convirtieron en punto de encuentro social y dieron lugar a los merenderos. Tanta afición había que en el siglo XIX la tradición de hacer fontadas era casi una obsesión!.

DE FONTADAS A MONTJUÏC

Los domingos y fiestas de guardar era común hacer una pequeña excursión familiar a la montaña de Montjuïc para tomar el sol y respirar aire puro, cosa difícil en la húmeda y oscura ciudad amurallada. La montaña fue durante mucho tiempo el espacio ideal para disfrutar de un ambiente rural cerca de casa.

En los periodos estivales la montaña estaba especialmente concurrida, ofrecía la sombra de los bosquecillos y una buena cantidad de fuentes, algunas naturales y otras canalizadas. Junto a ellas se montaron comedores, quioscos para tomar cafés, horchatas o aguas anisadas…  y merenderos donde celebrar con la familia y amigos los bautizos, comuniones o bodas. 

La tradición de hacer fontadas, en realidad, venía ya de cuando los devotos iban a las ermitas en procesión. Al final de los actos litúrgicos era frecuente quedarse a comer junto a la fuente…

Font de la Mina

La proximidad de Montjuïc hacía que se pudiese ir caminando. Si la familia era numerosa, cabía la posibilidad de ir en tartana y, con el tiempo, cuando aparecieron los tranvías y el metro, a la montaña se llegaba “en un suspiro”.

BODAS, BANQUETES Y COMUNIONES

Había fechas en las que era casi una obligación subir a la montaña, por ejemplo en las verbenas de Sant Juan y Sant Pere, cuando se comía la “coca de Forner” nevada de azúcar y repleta de piñones viendo como la ciudad parecía incendiarse con cientos de hogueras.

Se salía de casa con la idea de ir a tal o cual fuente, pero si al llegar veían que estaba a rebosar, se podía ir a cualquier otra ya que la oferta era abundante.

Las esposas cargaban con las cestas de mimbre, y al llegar, buscaban una sombra para parar el mantel sobre la hierba, después mientras unas preparaban la ensalada, otras hacían “la lumbre” para hacer un arroz con conejo, pollo asado o a la cazuela… y para postre el tortell de cabello de ángel, todo ello regado con algún tinto para animar el ambiente.

Tras el almuerzo, mientras los críos se desfogaban jugando y los hombres dormían la siesta o hacían el ganso, ellas se ocupaban de lavar los platos junto a la fuente. Al atardecer, las botellas de vino vacías se llenaban de la apreciada agua para llevarla a casa.

LA FONT TROBADA

o Font de la Magnesia estaba al pie de la montaña, al final del Torrent dels Tarongers, tocando a la calle Conde del Asalto. Era muy popular por la frondosidad de sus árboles y su patio de buenas dimensiones donde los amigos o novios se acercaba para bailar. 

Font Trobada

Era todo muy rustico, hasta que en 1817 se adecentó el lugar y se edificó un pequeño quiosco con venta de cafés y aguas anisadas. Si estaba demasiada concurrido… siempre se podía acudir a las cercanas Font de la Torre Forta o de la Vista Alegre. Al construirse la piscina del Club Natació Montjuïc la fuente quedó dentro de sus instalaciones.

Acceso a la Font Trobada.

FONT DE VISTA ALEGRE

Estaba cerca de la Font Trobada. En 1830 se instaló un café pero no tuvo mucho éxito pues el propietario de los terrenos prohibía bailar para evitar broncas.

Font de la Vista Alegre (situación)

Cerca, en el Torrent dels Jueus, que se llevaba al antiguo cementerio judío, estaba la FONT D´EN PERETES que también tenía merendero.

FONT DEL TIR

LA FONT DEL TIR estaba junto al antiguo cementerio judío, en el camino que conducía al castillo, donde esta el Club de Tiro al Pichón.

Font del Tir (situación)

FONT D´EN CONNA

Entrada a la Font d´en Conna. Foto del Arxiu Nacional de Catalunya.

Al final de la calle Conde del Asalto se encontraba la FONT D´EN CONNA.

Era una de las preferidas de los soldados que bajaban del castillo de Montjuïc para bailar con las jóvenes casaderas “con pocos remilgos”…

Font d´en Conna

Muchos acudían a la hora de comer para probar los guisos de su económico restaurante.

Font d´en Conna

Por la tarde, cuando llegaban las mozas, se entonaban con vasos de aguardiente para bailar al ritmo de un acordeón y algunas guitarras. El “ligoteo” entre sus jardines era tan descarado que la fuente empezó a tener mala fama entre el vecindario. Todo desapareció al inaugurarse el funicular (1928).

FONT DELS TRES PINS

LA FONT DELS TRES PINS era, de todas las fuentes, la situada más arriba de la montaña y una de las más concurridas. En su merendero podías comer paellas y costilladas.

Font dels Tres Pins

El “día de la sardina” hacían una fiesta especial con orquesta y el lugar se llenaba hasta los topes.

El 4 de febrero de 1815 fueron detenidos en su entoldado doce vecinos por haberse puesto careta el día de Carnaval. Un bando, ya había avisado que estaba prohibido !!

FONT DEL ARIBAL

En la FONT DEL ARIBAL se reunía la “Colla de l´arros” una peña de políticos para discutir, a la sombra de los arboles sobre la marcha de la ciudad.

Font del Aribal (situación)

FONT D´EN PESSETES

En la FONT D´EN PESSETES, cerca de la Font del Gat, un vecino de la plaza del Rey se encontró (1848) una olla llena de monedas de oro. A los pocos días ya había junto a la fuente una multitud de “buscadores de oro”… pero el milagro ya no se volvió a repetir.

Font d´en Pessetes (situación)

FONT DEL GEPERUT

El agua de la FONT DEL GEPERUT era de las más apreciadas. El recinto disponía de un merendero y unas rústicas glorietas. Estaba al final de la calle Poeta Cabanyes y su sobrenombre le vino de su encargado…

Font del Geperut (situación)

FONT DEL GAT

La FONT DEL GAT, encima de la FONT DE LA MINA era otra buena opción. Un día de mayo de 1882 bebió de sus aguas la mismísima Sarah Bernhardt mientras escuchaba el organillo.

Font del Gat

Tenía restaurante y, como la font d´en Cona, un quiosco con cafés, aguas azucaradas y horchata… ¡y un patio de baile!. ¡Fue tan popular que hasta tuvo su canción!: ”Baixant de la Font del gat”.

Restaurante de la Font del Gat

Puig i Cadafalch se ocupó de rehabilitar el restaurante para la expo de 1929, quedó de lujo pero para los barceloneses de a pie, la zona perdió todo su encanto.

Libreto de la canción «Baixant de la Font del Gat»

FONT DE LA SATALIA

Si la Font del Gat estaba a reventar podías acercarse a la FONT DE LA SATALIA subiendo por la calle Margarit. También tenía merendero y música a base de una guitarra, acordeón y más tarde piano de manubrio.

Font de Satalia (situación)

FONT DE LA GUATLLA

La FONT DE LA GUATALLA estaba un poco más alejada, donde hoy está Caixa Forum.

Font de la Guatlla (situación)

 Antes de la urbanización de la plaza y de  que la Gran Vía empezara a intuirse, la zona de la Font de la Guatlla era una zona rural. Su nombre ha dado origen a un pequeño barrio del distrito Sants-Montjuïc.

OTRAS AREAS DE DIVERSIÓN

Detrás de la montaña, en el camino de Can Valero hacia la hoy Zona Franca, había también parajes muy concurridos los domingos por la tarde, como la FONT DE LA MAMELLA , el comedor de LA MUSCLERA, bailes como EL ROSAL, EL RECREO, el BOSQUE, el café como éste, con baile, el GURUGÚ o LA WALKIRIA.

La Musclera.

En 1913 el Ayuntamiento empezó a comprar y expropiar parcelas de la montaña con lo que desparecieron los campos de cultivo y los muchos huertos de la zona.

El baile «Gurugú»

Los barceloneses siguieron visitando los domingos las fuentes que quedaban, pero la irrupción del Paralelo con su gran oferta de espectáculos y cafés, fue cautivando a los vecinos… y las fuentes fueron perdiendo interés hasta quedar en el olvido…


Disfruta de más videos en nuestro canal de Youtube Barcelonamemory.

Suscríbete y compártelos con tus amigos!!

INSTAGRAM

FACEBOOK

REFERENCIAS Y AGRADECIMIENTOS

Las fotos recopiladas son de pioneros del fotoperiodismo como: Josep Brangulí, Frederic Ballell, Carlos Pérez de Rozas, Lucien Roisin y Pau-Lluís Torrents. Los dibujos, de Lola Anglada y Pau Febrés ll

file:///C:/Users/cash/Desktop/Dialnet-LaMinaDeMontcada-85822.pdf

https://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2117/21664/16.%20Manuel%20Guardia.pdf?sequence=1

https://enarchenhologos.blogspot.com/2014/08/

https://elpais.com/ccaa/2014/07/26/catalunya/1406398045_752417.html

https://es.paperblog.com/la-font-d-en-conna-a-la-barcelona-d-abans-d-avui-i-de-sempre1-05-2016-3757565/

https://barcelodona.blogspot.com/2019/06/pujant-montjuic-i-baixant-de-la-font.html

https://es.paperblog.com/la-font-d-en-conna-a-la-barcelona-d-abans-d-avui-i-de-sempre1-05-2016-3757565/

https://www.google.com/url?sa=t&source=web&rct=j&url=https://ajuntament.barcelona.cat/sants-montjuic/es/noticia/my-new-post-7207_77865&ved=2ahUKEwjhnfDPiLPuAhV2D2MBHcVSBNwQo7QBMAB6BAgDEAE&usg=AOvVaw3IuQWOGyUGuvtg-euskiHo

José María Riutort nos dejó una maravilla (1946) de libro donde nos explicaba la “Historia y Leyenda de las fuentes urbanas y campestres de Barcelona”.

FONTADAS DE MONTJÜIC

Navegación de la entrada