EN CONSTRUCCION

Los que lo conocieron lo recuerdan siempre con su traje negro, su sombrero y un habano en su mano…hablamos de Pedro Balañá Espinós, un hombre hecho a sí mismo que pasó de trabajar como tonelero, recadero, lechero y vendedor de carne a ser el promotor de espectáculos más importante de España.

Pedro Balañá, “Peret” para la familia fue bautizado en la iglesia de Santa María de Sants el 9 de noviembre de 1883. Sus padres, Joan Balañá Ferrer y María Panadés habían emigrado del Pla de Cabra a Terrassa donde el padre trabajaba de tonelero. Aquí tuvieron dos hijas: María (1885) y Carmen (1888).

DE TONELERO A LECHERO

El joven empezó como tonelero junto a su padre…pero era demasiado ambicioso para seguir ese por ese camino. Vio una oportunidad en el pujante sector lechero. Decidió comprar una tartana para repartir por las calles su “leche del Prat” de la Colonia Castells, una gran factoría agropecuaria que tenía las mejores vacas frisonas de Cataluña.

En esos años la leche más consumida era la de la agropecuaria de La Ricarda, Can Viader o la Granja Soldevila. Peret empezó vendiéndola en la calle Aragón frente a la zanja del tren, y más tarde en un local de un pariente que luego se convertiría en el salón de baile y posteriormente en el cine Kursaal.

Se dió cuenta que para prosperar necesitaba comprar vacas para vender su propia leche. Viajó a Holanda y Suiza para comprar sus primeras seis vacas frisonas.

Abrió una lechería en la calle Portbou, ya tenía 35 vacas. La clave de su negocio era vender una vaca joven por 700 pesetas a cambio de que el comprador le vendiese una vaca vieja por 200 pesetas…que luego vendería en el Matadero Municipal donde trabajaba su hermano.

Cerraba sus negocios en las mesas del Bar La Pansa, junto a la plaza de toros de Las Arenas. Para capear la prohibición del ayuntamiento de instalar nuevas vaquerías dentro de la ciudad instaló la suya en la carretera de Sants, 321

Durante la Primera Guerra Mundial, Peret aprovechó la neutralidad de Suiza para ir a comprar ganado. Las vacas frisonas se habían encarecido, ahora valían entre 1000 y 1200 pesetas cada una. Volvió a Barcelona para levantar una vaquería más moderna en el mismo barrio.

TOROS Y TOREROS

Los toros eran un espectáculo muy popular, a pesar de que muchos intelectuales los consideraban un espectáculo cruel y primitivo. Pere, un joven catalán, no era un fanático de los toros. De hecho, prefería otros deportes, como el boxeo, el ciclismo o el fútbol.

L´ESPORT, DESPUÉS «LA MONUMENTAL»


En 1914, se inauguró en Barcelona la tercera plaza de toros, El Sport. La plaza estaba situada en un terreno propiedad de Rosario Segimon Artells, viuda de un indiano y casada con Pere Milà Camps, el constructor de la famosa Pedrera.

El arrendatario de Las Arenas, Julián Echevarría, convenció a Milà para que ampliase El Sport. Entre 1915 y 1916, se añadieron más gradas y se le dio un aspecto oriental a la fachada.

MILITANCIA POLÍTICA

Militó en la Asociación catalanista Sang Nova y formó parte del Partido Nacionalista Moderado Union de Hermanos Neorregionalistas (UHNR) de ideología nacionalista catalana Fundado (1906) por un grupo de intelectuales y políticos catalanes, entre los que se encontraban Manuel Milà i Fontanals, Francesc Cambó y Enric Prat de la Riba.

Para que el partido tuviese una plataforma compró el periódico «El Poble Català» y participó en reivindicaciones vecinales desde el Fomento Republicano de Sants.

También se afilió a la Unión Federal Nacionalista Republicana concurriendo en coalición en las elecciones municipales de 1915 con el Partido Radical de Lerroux con los que consiguió ser concejal en el ayuntamiento de Barcelona desde 1915 a 1920. El sueño nacionalista se esfumó tras el golpe de estado de Miguel Primo de Rivera (1923).

VAQUERÍAS

Tras sus pinitos en la alta política, Balaña siguió con sus vacas. En 1932 Pere Balaña controlaba seis vaquerías agrupadas como Granjas Balañá.

En 1920, los trabajadores se declararon en huelga para conseguir mejores salarios. Los patronos podían perder las vacas si no podían ser ordeñadas, así que aceptaron un pacto con los trabajadores.

Los patronos no estaban tranquilos pues varios empresarios fueron asesinados (A principios de octubre, el presidente del Sindicato Libre de Vaqueros, el 23 de noviembre le tocó la misma suerte al dueño de dos vaquerías del barrio de La Ribera. En 1921, José Romans Palmada, propietario de una vaquería de la calle Muntaner, 81, fue asesinado). Balañá fue elegido presidente del Centro de Patronos Vaqueros y vocal del Comité Paritario del Ramo de la Alimentación.

El Matadero Municipal se había construido con materiales de derribo de la Exposición de 1888. Tenía fama de sucio, se había hecho pequeño y la gestión de los contratos no era limpia.

Las vaquerías catalanas apenas llegaban para cubrir la demanda catalana. Las gallegas aportaron el 80% de reses al matadero. En aquellos años habían perdido el mercado británico por la competencia de la carne congelada de sus colonias americanas… pero todo cambió al empezar la Gran Guerra. España se convirtió en el principal proveedor de carne vacuna.

En 1925, el gobernador civil, Joaquín Milans del Bosch aceptó que los matarifes a los que les faltasen reses podrían comparalas a otro a quien le sobrasen…muchos carniceros se dedicaron a la reventa…Don Pedro logró la exclusiva para vender la carne de lidia de la Monumental y Las Arenas. Sus matarifes eran el Ramiro Herrando Morte, ahijado del mayoral de Las Arenas y antes de El Torín. y Ramón Martínez Vidal, experto matarife que había aprendido de el oficio en el matadero de Sant Martí dels Provençal junto a su padre.

1927 EMPRESARIO DE LOS TOROS

El propietario de La Monumental, Pedro Mila tras la muerte del empresario taurino Julián Echevarria cedió la gestión del coso a José Ubach Martí pero su pésima gestión lo llevó a nombrar a Salvador Alcalá valenciano que había gestionado durante un tiempo la plaza del Torín. En 1927, se estrenó como empresario de la plaza Monumental de Barcelona, plaza que compró después en 1947. Pagó 15 millones de pesetas.

A finales de 1926 corrÍan rumores de que la compañía madrileña intentaba subarrendar las plazas de Las Arenas y La Monumental. Era el momento de Pere Balañá!!

En 1927 controlaba la venta de carne de toro de lidia cuando tuvo la ocasión de convertirse en gran empresario al alquilar a la empresa madrileña que explotaba Las Ventas de Madrid, las tres plazas barcelonesas, La Monumental, Las Arenas y el Torín. Pagó 500.000 pesetas anuales.

El Torín no llegó a abrir sus puertas bajó su mandato, aunque estuvo pagando su alquiler hasta su derribo en 1946.

Su residencia estaba en la calle Sants 129, en un edificio modernista realizado por Modest Fou que también se había ocupado de la reforma de su vaquería de Sants. En el numero 130 vivía su hermano “Papitu” que trabajaba con en el matadero y tenía como meta expandir las vaquerías familiares a Hospitalet. En 1927 se trasladaron a un edificio de 5 plantas en la calle Durán, 41, hoy calle Valladolid.

Papitu tenía un hijo con su esposa Marina Vitrià (1918) pero vivían separados. Se comentaba que, en realidad, estaba liado con la esposa de su socio Vicente Tarazón.

GUERRA CIVIL

Durante la República, Balañá mantuvo un perfil político bajo. En la Monumental se celebraron corridas en beneficio del Comité de Milicias Antifascistas y de los hospitales de sangre del Socorro Rojo hasta 1937 cuando la falta de ganado obligó a cerrar la plaza convirtiéndose por un tiempo en almacén de chatarra.

Pedro Balañá temiendo alguna acción contra el de unos o de los otros, marchó a Francia…pero no perdió el tiempo pues arrendó la plaza de Marsella “les Arènes du Prado” durante 5 años. Al final de la guerra Balañá, que desde hacía un tiempo residía en San Sebastián, volvió a Barcelona.

En junio de 1939, Barcelona cayó ante las tropas franquistas. En las plazas que antes habían acogido festivales antifascistas, ahora se celebraban corridas de toros en beneficio de la Falange. En octubre visitó la plaza Heinrich Himmler que hacía poco había entregado a Lluís Companys a las autoridades españolas Había llegado de Madrid de preparar una reunión entre Franco y Hitler en Hendaya. No le gustó el espectáculo, era demasiado sanguinario…

Al acabar la guerra civil, el bloqueo comercial internacional dejaron a España sin apenas suministros de ninguna clase. La leche natural fue suplida en parte por la leche en polvo o condensada. En 1940 Pedro arrendó la plaza de Zaragoza por dos años (200.000 pesetas al año).

1943 EL PRIMER CINE

En 1943 abrió su primer cine, el Avenida de la Luz que, desde el primer momento, gestionó su hijo Papitu. Pagó por el 400.000 pesetas.

LA ERA DE LOS GRANDES TOREROS

a finales de los cincuenta, Balañá era el rey de las plazas de toros. Gestionaba las dos plazas de Barcelona, la de Almagro, Aranjuez, Calatayud, Girona, Guadalajara, Inca, Jerez de la Frontera, Linares, Medina del Campo, Palma, Segovia, Sevilla, Tarazona de Aragón y Zaragoza. Ahora tenía puesto el ojo en la de Alcalá de Henares.

Brillaban entonces el torero mexicano Carlos Arruza y Mario Cabré. Hablar de Manolete “eran palabras mayores”. Cobraba más de 125.000 pesetas por corrida!.

El 10 de mayo de 1945 Balañá consiguió que Manolete y Arruza se enfrentaran cara a cara en la Monumental de Barcelona. La corrida fue un éxito rotundo. Se hablaba mucho de la enemistad de las dos figuras…en realidad había sido un bulo de Don Pedro para generar interés…

Por desgracia para Balañá, los dos toreros decidieron dejar los ruedos por una temporada. Manolete quería retirarse. Murió sorprendentemente en la plaza de Linares en la que iba a ser su corrida de despedida (1947). La noticia fue una bomba España e Hispanoamérica.

Cuando Balañá se enteró que Rosario Segimón había vendido la Casa Milà pensó que estaba falta de efectivo. Era el momento de comprar La Monumental a buen precio pues la viuda era la propietaria del coso. Balañá quería convertir la plaza en la primera del mundo con su nueva apuesta por una figura emergente, Luís Miguel Dominguín y con Mario Cabré que acababa de rodar Oro y Marfil (1947).

También compró la plaza de Las Arenas!.

TOROS, CINE, TEATRO Y CIRCO

En 1948 empezó a gestionar el viejo cine Alcazar que hasta ahora había sido gestionado por la empresa que explotaba cines Fémina y Kursaal. Sus programadores de los cines Alcázar y Borras eran Pedrito y su primo Pere Balaña Bonhevi, hijo del vaquero Juanito Balañá futuro director de films de serie B. Los lotes de españoladas que incluían los lotes los pasaban al cine Avenida de la Luz y Principal Palacio que había empezado a gestionar Balaña en 1949.

En su sotano del Alcazar dispuso su despacho. Aquí tuvo reuniones discretas con el hombre de confianza del banquero Juan March que, con el beneplácito del régimen quería hacerse con la Barcelona Traction, una empresa extranjera que monopolizaba el sector eléctrico catalán (de ella tenemos un video!).

Finalmente consiguió que Pedrito fuera nombrado consejero de la empresa sucesora de la Canadiense, las Fuerzas Eléctricas de Cataluña (FECSA) y de la misma banca March.

En 1949 comiendo en el restaurante Finisterre con Juan Martínez Penas, empresario del Tívoli, Pedro le ofreció alquilarle el teatro. Lo consiguió a muy bien precio aprovechando la mala racha de Juan del que se decía que estaba involucrado en el crimen de Carmen Broto.

CONCIERTOS Y CIRCOS EN LOS COSOS

Don Pedro tenía un olfato especial para detectar las tendencias que estaban a punto de llegar en cada momento.

A mediados de siglo trajo a sus plazas barcelonesas al Cirque Amar (1948), el Pinder (1950), el espectáculo de patinaje Holiday on Ice (1950), el Circo de los hermanos Belli (1952), el circo Barlay (1953), el Ice Circus (1953), el Circo Americano (1954) y la revista acuática Niagara Follies (1954).

Cuando Cugat estaba en la cresta de la ola, Balañá lo contrató junto a su esposa Abbe Lane para actuar en La Monumental.(1954)

El teatro ya no llenaba como antes, ahora triunfaban las grandes superproducciones de Hollywood. Estaba claro el camino a tomar. Compro el teatro Poliorama por 1.800.000 pesetas y el teatro Borras del empresario Falgueras.

La prensa se le echó encima por cerrar los teatros que los barceloneses habían conocido desde siempre.

Los toros seguían pegando fuerte pero sólo cuando toreaban grandes figuras. Don Pedro no sólo era el empresario de las plazas de Barcelona. También gestionaba la de Linares, Almería, Puerto de Santa María y Granada. Después arrendó la de Salamanca y Palma.

En 1954 debutó en la Monumental Antonio Borrero, “Chamaco”. Ese año decidió cambiar de residencia familiar. Compró un bloque en la calle Provenza 266 que hizo reformar a su arquitecto de confianza, Pedro Ricart. (1954).

Estaba cerca de las sucursales de las productoras hollywoodienses en Barcelona. Cambió su destartalado despacho del cine Alcazar por otro digno de un rey en el mismo edificio.

Su hijo Pedro se iba a casar al año siguiente con la heredera de un fabricante textil de Sabadell, Montserrat Mombrú Pulach. Fijaron su residencia en el mismo edificio. Pepitu, que se ocupaba de dos cines en Hospitalet del Llobregat, abrió otros más como el Juventud, el Continental, el Victoria, el Florida y el cine Navarra.

En 1955, Balañá dejó de pujar por las costosas producciones de la Metro Goldwyn Mayer para apostar por las comedias italianas que se rodaban en Cinecittà .

Fueron los años de Gina Lollobrigida, Silvana Pampanini y Sofía Loren a la que en 1956 don Pedro, invitó para asistir al Festival que celebraba sus 30 años de carrera. (Pan amor y fantasia, Vacaciones en Roma, Pan, amor y celos, El signo de Venus).

Gina también visitó Barcelona para asistir a un homenaje en su honor por su éxito “Trapecio” donde Pinito del Oro la había doblado en las escenas de trapecio.

En esos años visitaron la ciudad numerosos circos con un éxito arrollador, el Britanic Circus, el Circo Americano, el de Budapest, el Circo mexicain y el Berlin Traber Schau… era el momento de invertir en éste espectáculo.

Compró el Frontón Nuevo Mundo del Paralelo para levantar de sus ruinas un circo estable que atrajese a todas las compañías circenses…pero el Ayuntamiento no les dió el permiso por exceder el edificio la altura permitida. A cambio fueron compensados dándole autorización para levantar tres edificios con salas de espectáculos.

Ya era el propietario del cine Arenas (1943) del Alcazar (1948) el Tivoli (1949), el Teatro Principal (1949), el Borrás (1953) ahora iba a por el cine Coliseum antes gestionado por la empresa madrileña Cine y Espectáculos S.A. (1958). Compró el teatro Novedades para reconvertirlo en cine.(1947) Nuevamente arreciaron los ataques en la prensa.

Registro la sociedad mercantil Pedro Balaña SA (1959) y Balcines SA para gestionar todos sus cines. Se asoció con los hermanos Manuel y Federico Vallet Mas, constructores, para levantar pisos sobre sus salas de cine. En 1958 construyó el Cine Victoria.

LA REFORMA DE LA MONUMENTAL

A principios de los sesenta reformó la Monumental y compró una gran finca con vacas en el Prat de Llobregat. Fue una compra magnífica porque inmediatamente el Ayuntamiento de Hospitalet aprobó el Plan Parcial de Ordenación del Sector de Granvia Sur que convertía en suelo industrial sus terrenos. Aquí levantó dos bloques de viviendas…(1961).

SARITA MONTIEL, CANTINFLAS Y HICHCOCK

Se hizo con los derechos de distribución de las películas de Sara Montiel (El último cuplé 1957, La violetera”, “Carmen la de Ronda”) …y de Hichcock. Estrenó “Atrapa a un ladrón” en el Coliseum (1958). “Con la muerte en los talones” en el Tívoli (1958) y “El hombre que sabía demasiado” en el Novedades (1958).

En 1961 apostó por una estrella emergente, Cantinflas. El actor vino a Barcelona para promocionar el estreno de “Pepe” en el Tívoli en Barcelona… la película fue un fracaso…(1960).

Pedro Balañá abrió el Regio Palace (1962), el Urgel y el Aribau al que anunciaba como “el cine más moderno del mundo”. Tenía 1175 localidades y pasaba películas en 70 mm. (1962)

Copiando a Alfredo Matas que había abierto el Teatro Nuevo Cinerama, Balaña programó en el Regio Palace películas en formato Vistarama (1971) en una pantalla semicircular dividida en tres partes imitando al Cinerama.

Pedro Balaña contrató a El Cordobés para la Feria de Jaen. Era su último descubrimiento!. ! El 5 de marzo toreaba por primera vez en La Monumental. Balañá perdió un filón al anunciar el torero que iba a firmar contrato, no con él, sino con el apoderado Pablo Martinez Elizondo de “Exclusivas Chopera”.

Entonces Balañá se fijó en “El Viti”.

Pedró se estaba haciendo mayor para tanto trote. En 1963, en pleno franquismo, volvió como concejal del Ayuntamiento de Barcelona. Sus encontronazos con el alcalde José María Porcioles fueron memorables…

y era la hora de que su hijo Pedrito pasase a primer plano. Era un experto programador aconsejado por su esposa Montserrat, consumada cinéfila y por su primo Jaime Tarrazón casado con la hija del empresario del cine Picarol de Badalona.

En 1963 inauguró el Urgel Cinema decorado por Bonamusa. Era la sala más grande de Barcelona, tenía 2000 butacas y un vestíbulo enorme. Se estrenó con Carmen Jones de Otto Preminger que esperaba conseguir el éxito de West Side Story

En un solar que había sido propiedad de una empresa de autobuses, a 50 metros de donde había nacido, levantó el cine de sus sueños con el dinero ganado con las novilladas de Domingo Orega. Iba a tener un aforo de 1610 plazas entre la platea y los palcos. La decoración corrió a manos del arquitecto e interiorista Antoni Bonamusa.

EL PALACIO BALAÑÁ

Se inauguró el 11 de diciembre de 1965 con la proyección de Peter O’Toole en “Lord Jim” en 70 mm. Balañá no pudo ver acabado su sueño pues murió el 26 de febrero de ese mismo año, un mes después de su esposa (4 de febrero de 1965). Tampoco llegó a tener la satisfacción de ver la actuación de los Beatles en la Monumental aquél mismo verano…La plaza celebrará su última corrida en 1977. No fue derruida ya que estaba catalogada como Bien Patrimonial.

Su hijo Pedro Balañà Forts heredó su imperio taurino. En 1966 le apeteció dirigir su única película, «El último sábado«.

En 1967 levantó en sus terrenos un nuevo barrio en Hospitalet de Llobregat: Granvia Sur, ocho bloques levantados sobre sus campos de forraje.

BALAÑÁ FORTS Y LOS CINES

Pedro hijo levantó los cines Rívoli(1969) y el Club Coliseum (1978). Compró el Rex (1969), el ABC (1971), el Fémina (1971), el Cristal (1973), el Fantasio (1973), el Río (1973), el Rosal (1973), el Paris (1974), el Liceo (1976), el Dorado (1976), el Versalles (1977), el Palacio del Cinema (1977), el Savoy (1978), el Pedro IV (1979) y el Niza (1980).

En 1979 el Teatro Principal y el cine Latino se convirtieron en los cines Principal Palacio 1 y Principal Palacio 2. Con la llegada del porno a las grandes pantallas, convirtió el Avenida de la Luz y el Principal Palacio 2 en cines XXX

Durante los años noventa llegó la moda de las multisalas, era una vuelta de tuerca de rentabilizar un negocio que iba hacia el precipicio. (el Glòries Multicines de 8 salas (1995), el Bosque Multicines de 9 salas (1999) y el Gran Sarrià Multicines de 8 salas (1999).

Los toros tampoco remontaban, ahora no venían ni los turistas. La estocada final llego en 2012 cuando se prohibieron las corridas de toros en Cataluña.

LAS MULTISALAS

Pedro Balaña hijo murió en 2018 a los 93 años. Su legado, el Grupo Balañá, está hoy dirigido por sus hijos. Está integrado por las salas Arenas Multicines, Aribau Multicines, Aribau Club 2, Balmes Multicines, Bosque Multicines, Glòries Mutlcines, Gran Sarrià Multicines y Palau Balañá Multicines. En cuanto a teatros, el grupo tiene el Coliseum, el Tívoli, el Club Capitol-Sala Pepe Rubianes y el Club Capitol 2.

Loading

EL GRAN EMPRESARIO DEL OCIO, PERE BALAÑÀ

Navegación de la entrada