En la España de los años 50, el cine negro se convirtió en un género cinematográfico de referencia gracias a una nueva generación de directores que, inspirados en el cine americano de los treinta, produjeron más de 100 películas en Barcelona y Madrid. Dos películas en particular iniciaron la llamada Edad de Oro del cine español: Apartado de correos 1001 y Brigada Criminal.

La industria del cine en España había quedado casi arrasada tras la guerra civil. En las ciudades ir al cine era una opción barata para olvidarse de los problemas por unas horas. En los años cuarenta, España contaba con 4000 cines y 15 estudios radicados sobre todo en Madrid y Barcelona.

cine Kursaal de Barcelona

El régimen franquista, interesado en promover la moral y los valores cristianos, apoyó el desarrollo de una industria cinematográfica nacional basada en películas de género folclórico, que habían sido populares durante la Segunda República.

IGNACIO FERRÉS IQUINO

Iquino empezaba a destacar en el cine como director con títulos como El difunto es un vivo (1941), Alma de Dios” (1941,y “Los ladrones somos gente honrada” (1942).

Se había iniciado como fotógrafo. En 1934 rodó su ópera prima, Sereno… y tormenta”. Trabajó mucho con Mary Santpere y Paco Martinez Soria… (de ambos tenemos sendos capítulos).

1943-1948 EMISORA FILMS

En 1949, Iquino empezó a trabajar como productor independiente, cuando en Estados Unidos el estudio-system ya estaba en declive. En España, Iquino implantó una versión limitada del estudio-system, que se vio afectada por factores políticos, económicos y culturales. Iquino sabía que para importar el estudio-system a España con éxito, debía tener estudios propios, una empresa distribuidora y, en el futuro, una cadena de exhibición.

Ignacio F. Iquino siempre quiso volar alto y no se conformaba con ser un director de segunda de Campa/CIFESA. Aprovechando que su hermana, María Teresa, se había casado con un industrial de éxito, decidió asociarse con él para abrir una productora. El cuñado, Francisco Ariza Esparoner, estaba metido en el sector de los electrodomésticos y las maderas, además de estar respaldado por la Banca Tusquets.

Los dos cuñados fundaron Emisora Films (1943). Iquino era el director creativo mientras que Ariza Esparoner era el inversor. La empresa se inspiró en el modelo productivo de Hollywood y en la productora CIFESA.

Ariza logró un acuerdo exclusivo con Hispano FoxFilms, la filial de 20th Century Fox que se encargaba de la producción y distribución de cine para el mercado español y latino. Su interlocutor era Pedro Bistagne, el representante de la empresa en España. Gracias a su habilidad para negociar, consiguieron un contrato ventajoso.

Dominaban los tres ámbitos del negocio cinematográfico, la producción, la distribución y la exhibición y sus películas, a través de Hispano Fox, se proyectaban en todo el mundo hispanohablante. Se enfrentaban con dos gigantes: Suevia Films de Cesáreo Gonzalez y, especialmente con CIFESA.

EL EQUIPO TECNICO DE EMISORA FILMS

La productora contaba con un equipo estable de técnicos y operadores que se encargaban de los diferentes aspectos de la realización cinematográfica..

Su padre, Ramón Ferrés Musolas era director de orquesta, Ignació le encomendó crear las bandas sonoras. Como eficiente secretaria estaba su cuñada Juliana a la que todos llamaban Toni, !era su sombra. Tenía 15 años, aun llevaba calcetines…todo quedaba en casa…

Familia de Ignacio

Los guiones eran obra de Joan Lladó y Juli Coll. Los decorados corrían a cargo de Joan Alberto Soler y Josep Pellicer, Y el encargado de resolver los problemas técnicos y logísticos era el adolescente Antonio Isasi Isasmendi, que se ganó el apodo de «chico para todo».

Teresa Adell, madre de Iquino

Emisora Films creó una verdadera industria cinematográfica en Barcelona, así como un pequeño olimpo de estrellas, entre las que se encontraban Ana Mariscal, Elena Espejo, Conrado San Martín, Adriano Rimoldi, María Martín, Antoni Bofarull y Teresa Idel, madre de Iquino que había empezado trabajando en la compañía de Papitu Santpere.

Emisora Films se centró en la producción de películas dramáticas, comedias y películas policiacas. Estas películas eran populares entre el público español y ayudaron a la empresa a ganar dinero.

Emisora Films también proporcionó oportunidades de formación a jóvenes cineastas. La empresa contrató a estudiantes de cine para trabajar como asistentes de dirección, guionistas y otros puestos técnicos.

Algunos de ellos se convirtieron en figuras importantes del cine español: Juan Bosch, Juli Coll, José María Nunes, José Antonio Nieves Conde y Francisco Rovira Veleta.

J.A Nieves-Conde

LAS OFICINAS Y ESTUDIOS DIAGONAL

Paseo de San Juan

En el Paseo de San Juan, cerca del monumento de Verdaguer, Iquino instaló su nuevo estudio, más grande que el estudio de fotografía que tenía en el Paseo de Gracia. Allí trabajó como jefe de montaje Isasi Isasmendi, que sustituyó a Antonio Gimeno cuando este dejó el cargo. Allí montó Sinfonía del hogar, El tambor del Bruch y Noche sin cielo donde tenía un papelito un prometedor F Fernan Gomez.

En el primer piso estaba el departamento de guiones tutelado por Julio Coll guionista, reputado escritor y crítico teatral de la revista Destino. En los bajos, Iquino montó una compañía de teatro experimental dirigida por Ana Mariscal.

Ana Mariscal, actriz y directora.

En una nave en el barrio de Les Corts montó sus Estudios Diagonal, donde rodaba las pelis a la vez que se movía en otros negocios como importar cochazos Haigas o la venta de casas y terrenos. También compró el teatro Talía de Barcelona conjuntamente con el actor Paco Martínez Soria y arrendó el teatro la Latina de Madrid.

EL ENREDO DE FALDAS QUE ACABÓ CON EMISORA FILMS

La vida de Iquino dio un giro inesperado en 1948, cuando su esposa le sorprendió en una situación comprometida con su propia hermana,Toni. Ella no solo era la secretaria de su cuñado, era su amante desde hacía tiempo.

Iquino había intentado disimular su infidelidad dedicándose a otros proyectos, como la producción teatral y la gestión de su club nocturno Lamoga, situado en la plaza Calvo Sotelo. Pero su doble vida no pudo ocultarse por más tiempo y el escándalo estalló en el seno de la familia y del mundo del cine.

La ruptura del matrimonio de F. Iquino con su cuñada supuso también el final de los negocios con el cuñado Pepe Ariza se convirtió en el único jefe de Emisora Films. Sin embargo, esta nueva situación no fue del agrado de Iquino, quien no estaba muy contento con que su padre se quedara en la empresa con su cuñado. Por cierto… Julia San José de la Fuente, «Tony» acabó casándose con Iquino.

Iquino volvió a sus oficinas del Paseo de Gracia y decidió montar una productora propia, IFISA. Compró la vieja sala de baile Amaya, en el número 108 del Paralelo, para convertirla en los estudios de cine IFI (1950-1970), donde también se construirían decorados.

1950-1982 PRODUCTORA IFISA

Iquino inició una larga carrera como cineasta independiente con su propia empresa, I.F.I., con la que intentó traer a España el modelo empresarial del studio system. Lo consiguió parcialmente. Poco después, fundó la empresa de servicios Parlo Films, las Ediciones Musicales y Discos IFI y la compañía distribuidora IFISA. I.F.I.

Funcionó de 1950 a 1982 y produjo 102 largometrajes (48 dirigidos por Iquino) y 33 cortos (3 dirigidos por Iquino). Sus películas más destacadas fueron «El Judas» (1952), «Fuego en la sangre» (1953), «El ojo de cristal» (1956), «Buen viaje, Pablo» (1959) y «Trigo limpio» (1962). También fue pionero del género criminal barcelonés con «Brigada criminal» (1954) y 23 películas más.

SUS ESTUDIOS

Los estudios de Iquino en el Paralelo de Barcelona también fueron utilizados por otros productores para rodar más de 60 largometrajes. IFISA, la distribuidora de Iquino, distribuyó más de 80 largometrajes de otros productores. Después de IFI, Iquino produjo y dirigió tres largometrajes en Conexion Films, una empresa creada por motivos fiscales. Durante su existencia, de 1949 a 1982, produjo el 3,14 % de los largometrajes que se produjeron en España y el 13,70 % de los rodados en Cataluña.

«Un día, pasando por Marqués del Duero, vi un local que estaba bastante bien y había unos camiones del ayuntamiento que retiraban butacas y la calefacción. Pregunté que pasaba y me dicen: Un sinvergüenza que ha quebrado y nos lo llevamos todo, no dejamos ni las puertas. Fui a ver a la propietaria para decirle que me interesaba alquilarlo y que si se tenía que arreglar alguna cosa con el ayuntamiento yo lo pagaría. Encantados de la vida. Arreglé aquello un poco, empecé a comprar material, hice una sala de cámaras y puse calefacción, que era muy importante.

Allí hice muchas películas e incluso los italianos venían a rodar a mi casa. Eran unos estudios simpáticos, no grandes pero tampoco pequeños, con calefacción, y con un trato de tú a tú. Los estudios Orphea eran prehistóricos, eran naves de la Exposición sin acondicionar y allí hacía un frío que pelaba«.

El edificio que albergaba el local tenía una forma peculiar, un pentágono irregular que se ajustaba al terreno disponible entre las calles del Paralelo, el eje de la vida nocturna de Barcelona. Allí habían funcionado antes el salón de té y baile Amaya, conocido como ‘la catedral del swing’ hasta que la Iglesia se opuso a ese apodo, y luego varias discotecas con nombres exóticos como ‘Royal’, ‘Estambul’ o ‘Bombay’. Las hermanas Carmen y Emilia Trabal eran las dueñas del lugar, que lo habían adaptado para convertirlo en el estudio de cine soñado por el director barcelonés. El local tenía una planta baja con un escenario y un altillo donde se guardaban los equipos y los decorados. Era un espacio versátil y acogedor, donde se podían rodar escenas de todo tipo y género.

Tras terminar la producción de La diligencia de los condenados (1970) Iquino vendió los estudios IFI del Paralelo. Obtuvo un gran beneficio por la revalorización de esos terrenos ubicados en una zona muy céntrica de Barcelona cuyo valor había aumentado mucho. Luego se transformarían en apartamentos individuales según el régimen de Propiedad Horizontal que estaba en vigor entonces. En los bajos se ubicó una nueva sala de fiestas, Barbarroja.

Los estudios IFI fueron una de las principales productoras de cine en Barcelona entre 1950 y 1970. En ese periodo, realizaron 74 largometrajes y 32 cortometrajes propios, además de colaborar en al menos 59 películas de otros productores. Tras el cierre de los estudios Trilla en 1957, solo Orphea, IFI, los Estudios Cinematográficos Balcázar y los Isasi Estudios Cinematográficos, ambos en Esplugas de Llobregat, mantuvieron la actividad cinematográfica en la ciudad.

Pero Iquino no se quedó sin estudios donde rodar sus películas. Habilitó primero su vieja sede de Paseo de Gracia 46, en la que, además de oficinas de la productora y de la distribuidora, instaló unos pequeños estudios de rodaje e incluso un estudio de sonorización en los sótanos.

Los westerns se rodaban en un set construido un rancho en un solar que poseía en Castelldefels. Transformó unos antiguos estudios de cine situados en el número 233 de la calle Valencia, en Barcelona, en sus nuevas instalaciones. Allí había funcionado antes la productora CIFESA, una de las más importantes del cine español, y también otras empresas como Rey Soria Films y Cinesco.

En esos estudios, Iquino rodó la mayoría de sus comedias eróticas, como Los violadores del amanecer (1978), La caliente niña Julietta (1981) o La caliente profesora de lengua (1980). Curiosamente, fue en ese mismo lugar donde Iquino firmó el primer contrato de su vida, con CIFESA, cuando era un joven director. Además de los estudios de la calle Valencia, IFI tenía otros dos almacenes en Barcelona, uno en la calle Villarroel 68 y otro en la calle Lauria 96.

1950 APARTADO DE CORREOS 1001 (EMISORA FILMS)

Ariza, se había quedado con la productora pero le faltaba equipo técnico.

En Madrid contactó con Jerónimo Mihura para rodarEn un rincón de España” y con Antonio Román que había dirigido “Los últimos de Filipinas” para dirigir “Apartado de Correos 1001”, como ayudante de dirección escogió a Julio Salvador. Para el guion escogió a Julio Coll y Antonio Isasi.

Escribió el guion junto a Julio Coll. José María Forn fue el secretario de dirección, Francisco Pérez-Dolz el ayudante de dirección y Antonio Isasi el montador. Todos ellos serán figuras clave del cine de postguerra.

La película también relanzó la carrera del galán Conrado San Martín, que llegaría a rodar más de 90 películas. En el film podemos ver algunos de los lugares más emblemáticos de Barcelona, como la Ronda, la Plaza Universidad, el Frontón y las Atracciones Apolo, la sede de La Vanguardia, Correos, la Plaza Antonio López, las Ramblas, la Vía Layetana y las calles Copérnico y Aribau, 5.

1951 BRIGADA CRIMINAL (IGNACIO F. IQUINO)

Al enterarse Ignacio F. Iquino de que su cuñado Paco Arisa estaba rodando “Apartado de Correos 1001”. Decidió darle la réplica esperando superar la de su ex cuñado. Será Brigada Criminal” (1951), una película realista al estilo de La ciudad desnuda (The Naked City) de Jules Dassin (1948) . El guión era de Iquino Juan Lladó y Manuel Bemboa.

rodó en exteriores para abaratar costes y darle un mayor realismo a la historia. La secuencia final de la película, en la que la brigada criminal se enfrenta a un grupo de atracadores en un edificio en construcción, fue rodada en la Residencia Sanitaria Francisco Franco, que hoy es el Hospital Valle de Hebrón de Barcelona.

“Apartado de correos 1001” y “Brigada Criminal” se convirtieron en clásicos del cine negro español. Ambas películas inauguraron la “Edad de oro” del género en España.

Iquino

Las dos películas marcaron las características del cine negro español de los años cincuenta: películas de entretenimiento, basadas en hechos reales y rodadas en escenarios naturales para ahorrar costes.

Sus personajes estaban claramente definidos como buenos o malos. Algunos de estos personajes representaban a jerarcas del régimen franquista, pero de forma distorsionada o ambientada en otros países para evitar la censura.

En otro capítulo volveremos al cine policiaco de los cincuenta revisando la historia de algunos de los directores principales…


Disfruta de más videos en nuestro canal de Youtube Barcelonamemory. Suscríbete y compártelos con tus amigos!!

Loading

BARCELONA Y EL CINE POLICIACO DE POSTGUERRA

Navegación de la entrada


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: David Minguillon Martín.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a IONOS que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.