Estamos en los primeros años del comienzo de la Guerra de Sucesión.

Josep d´Amat i Planella (1704-1782), primer Marqués de Castellbell, pertenecía a una familia de la pequeña aristocracia rural de Vacarisses.

Estuvo al servicio de Felipe V. Tomó parte en el sitio de Barcelona en 1713-14 y murió cuando su hijo Manuel d´Amat i Juntent era tan sólo un niño. (1712). Su madre había muerto en el parto de su octavo hermano. De su educación se ocupó Anna de Vergós, la abuela materna.

Estudió en el elitista Colegio de Cordelles, estaba en la Rambla y lo dirigían los jesuitas. Tras los estudios, Manuel empezó su carrera militar en el Regimiento Barcelona comandado por su tío el coronel Ramón de Junyent.

Ingresó en la Orden militar de San Juan de Malta. Embarcó hacia la isla. Allí sirvió a la Orden durante siete años y participó en las campañas de África (1724-1727) y en la batalla de Bitondo, en Nápoles (1734).

GOBERNADOR DE CHILE Y VIRREY DEL PERÚ

Tras 35 años como militar, Manuel d´Amat fue nombrado por Carlos III, gobernador de Chile (1754) donde fundó el primer cuerpo de policía del país. Cuando empezaba la Guerra de los 7 años (1761-1768), que enfrentó a España y Francia con Inglaterra y Portugal, fue nombrado Virrey del Perú (1761).

Se dedicó a perseguir la corrupción que devoraba la administración colonial limeña enfrentándose así a una parte importante de las clases dirigentes criollas.

Fue el gran urbanista de Lima tras un terremoto (1746) y un tsunami que arrasó la ciudad. El virrey encargó su reconstrucción al arquitecto catalán Ignaci Martorell.   También promovió la primera plaza de toros en la América colonial, la plaza de Acho.

Expulsó a los Jesuitas de Perú, la misma orden que lo había educado años atrás en Barcelona, y fomentó el comercio, sobre todo de lana, algodón y cacao entre el virreinato y la metrópoli.

También se ocupó explotación de la isla de Pascua y de las minas de oro y plata de Potosí. De cada 50 sacos de oro que se enviaban a España, él se quedaba uno…

UN ESCANDALOSO LIO DE FALDAS

Contaba con 65 años cuando se enamoró de Micaela Villegas Hurtado de Mendoza, una jovencita artista de teatro de 18 años a la que él llamaba familiarmente Perricholi”. Estuvo amancebado con ella 14 años. Fue un gran escándalo en la puritana alta sociedad limeña. De la relación nació su hijo ilegítimo Manuel d´Amat i Villegas.

Sobre aquellos amoríos dejaron constancia los músicos Prosper Merimée en “La carroza de Santo Sacramento” y Jacques Ofenbach en una opereta, “La Périchole”.

Cuando en las altas esferas empezaban a levantarse voces contra él y su corrupto mandato, empezó a preparar su retiro de oro.

SUS DOS PALACIOS EN BARCELONA

Desde Lima dio poderes a su hermano para que comprase en Barcelona tres solares y se encargase de supervisar las obras para edificar un palacio frente a la Portaferrisa, en las actuales Ramblas.

En 1770 compró una finca en Gracia para construir una torre de estilo rococó, otro verdadero palacio en medio de un paisaje rural fuera murallas, en la cercana villa de Grácia. El solar tenía tres hectáreas y estaría rodeado de jardines, fuentes y lagos .. El encargado de las obras fue su hermano Antón.

En 1772 empezaron las obras del palacio de la rambla diseñado por el maestro de obras Duran i Santpere. Fué el primer edificio edificado en la ciudad con dinero americano.

En aquellos años, el paseo del Borne era la zona elegida por la aristocracia para situar sus mansiones, pero desde la construcción del palacio de la rambla otros siguieron sus pasos, como los Marc, que edificaron el palacio Moja, del cual tenemos un video.

Viendo que su cese estaba cercano, dimitió de sus cargos y volvió a España (1776), primero a Madrid donde se quedó un año y aprovechó para construirse una mansión.

UNA BODA INPREVISTA

En 1779, con 75 años de edad dimitió de sus cargos y anunció su boda con Maria Francesca Fiveller de Claresquí i de Bru, de 26 años, perteneciente a una importantísima familia burguesa de Barcelona.

La joven aristócrata estaba estaba de novicia en el convento de Santa María de Junqueres esperando un marido a su altura. En un principio iba a ser el sobrino del virrey, Antoni de Amat i Rocaberti pero este huyó el día de la boda. Para reparar el honor familiar de la novia, fue el mismo virrey el que se casó con ella y ésta no le hizo ascos: dijo: “más viejos son los muros del convento”.

Se llevaban 50 años de diferencia. El 3 de junio de 1791 La boda fue por poderes ya que el virrey aún estaba en Madrid, lo representó su hermano Antonio.

El virrey partió hacia Barcelona parando cerca de Montserrat, en Vacarisas, donde había nacido y donde le esperaban su hermano Antonio y sus sobrinos el Marqués de Castellbell y el Barón de Maldà.

Once días después llegaba el virrey a Barcelona para celebrar el festejo de boda en su “torre” de Gracia, la mansión era incluso más impresionante que su palacio de Las Ramblas. Cubría el espacio que ocuparían 30 campos de futbol, abarcaba desde la Travesera de Gracia hasta la calle Providencia y desde la calle Torrent de l´Olla hasta la calle Torrent dén Vidalet, no había finca igual.

De repente la justicia se cebó sobre el Virrey persiguiéndolo con juicios por sus asuntos poco claros en América.

Manuel Amat acabó sin reputación y sin ganas de vivir, se dice que intentó suicidarse, pero no hizo falta, ya que el marqués falleció el 14 de febrero de 1782 de muerte natural. Fue enterrado en la iglesia de San Francisco.

LA LUCHA POR LA HERENCIA

Había tenido dos hijos ilegítimos. “Manuelito”, el hijo de la Perricholi reclamó su parte de la herencia… pero no le había dejado nada. Con los años será un miembro importante del movimiento independentista peruano.

Con Josefa de León había tenido a Manuel Amat i León que heredó una cierta cantidad de dinero y joyas. El grueso de la fortuna fue a su esposa que quedó como usufructuaria a condición de que permaneciese viuda.

Maria Francesca Fiveller murió (1791) de forma súbita mientras rezaba en la recién construida Iglesia de la Merced. Al final fue su sobrino Antonio Amat i Rocabertí, quién heredó todo el patrimonio. Al morir sin hijos los bienes pasaron a Manuel d´ Amat i Peguera y después a su hijo, Antoni Amat, barón de Maldá, famoso por su diario “Calaix de astre” donde dejo apuntados mil y un detalles sobre la Barcelona de su tiempo.

Muchos años después heredó un personaje que todos conocimos por sus líos amorosos, por sus escritos y algunas películas, la más famosa, “Desayuno con diamantes” donde trabajó junto a Audrey Hepburn… ¿adivináis quién es?: Jose Luís de Vilallonga!.

FIN

FUENTES CONSULTADAS

EL VIRREY AMAT

Navegación de la entrada